Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SANIDAD

Los restaurantes apoyan la lucha contra la obesidad con menús equilibrados

Por Leticia PradoTiempo de lectura1 min
Sociedad06-03-2008

Un decálogo establece pautas para que los restaurantes puedan cumplir con su compromiso de prevenir la obesidad. Son más de 26.000 establecimientos, todos los que trabajan con el sistema Ticket Restaurant de la empresa Accor Services, y se distinguirán por la pegatina de un tomate sonriente en la puerta de su local. El proyecto Gustino llega a España después de haber funcionado en otros diez países.

Las comidas fuera de casa son cada vez más habituales. El 26 por ciento de los españoles come a diario en restaurantes, lo que supone un gasto de 20.500 millones de euros. El Gobierno ha decidido ofrecer a estos ciudadanos la oportunidad de mantener unos estilos de vida saludables y, así, ha surgido el acuerdo entre la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), la Fundación para la Dieta Mediterránea y el Ministerio de Sanidad, dentro de su Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad), con la empresa Accor, gestora del sistema de tickets de comida. El proyecto denominado Gustino fue elaborado por un grupo de nutricionistas y restauradores y ha sido aplicado ya en otros diez países, entre ellos Italia, Francia, Argentina o Chile. Todos los locales que asuman este compromiso deberán cumplir los requisitos establecidos en el decálogo. Los primeros mandamientos del escrito establecen los platos de los que se compondrá el menú. Todos ofrecerán verduras, hortalizas y legumbres de primero, pescado en uno de los tres segundos y fruta fresca, zumos o frutos secos para el postre. Intentarán, además, evitar los fritos empleando técnicas al horno, a la plancha o al vapor, y ofrecerán la posibilidad del medio menú: sólo un plato y el postre, o el menú completo, pero con la mitad de la ración. La sal y las bebidas alcohólicas no estarán presentes en las mesas, por lo que el comensal tendrá que solicitarlo. Los restaurantes conseguirán el distintivo de negocio saludable, representado por un tomate sonriente.