Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CINE

El cine pierde más de diez millones de espectadores en 2003

Por Héctor Llanos MartínezTiempo de lectura1 min
Espectáculos15-01-2004

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ha presentado durante esta semana el informe anual en el que analiza el estado del cine en España a través de su publicación oficial, la revista Academia. La palabra "crisis" encabezaba el estudio del año pasado, el de este año debería ser la confirmación de la misma.

La venta de entradas ha bajado considerablemente en el último año, a pesar de ello el cine español ha aumentado su cuota de pantalla con respecto a las grandes producciones estadounidenses y filmes procedentes del resto del mundo. Mientras que en el 2002 el cine perdió casi siete millones de espectadores el 2003 ha aumentado el descenso en otros diez millones, hasta llegar a lo 130 millones de entradas vendidas durante el pasado año. La aparición de nuevos modos de ver cine, como es el auge de las ventas en DVD y la televisión de pago, explican en buena parte estos datos negativos que, según las estimaciones, no va a hacer más que crecer en los próximos años. Otra de las causas principales se encuentra en la piratería. Los discos del top manta cada vez ceden más espacio al formato de vídeo de películas, ya sean copias del DVD o películas descargadas directamente de Internet, otra de las opciones del consumidor, que accede a los filmes prácticamente sin ningún intermediario. El elevado precio de las entradas, con un imparable aumento en los últimos años, es una de las causas por las que se inclina el propio estudio realizado por el profesor José María Álvarez Mozoncillo. Aunque este descenso de asistencia al cine es un hecho consumado en casi todos los mercados europeos, la industria española se empeña en atribuir el estado crítico del cine en otras razones. Así Primitivo Rodríguez, presidente de los exhibidores españoles, apunta tajantemente hacia la calidad de las cintas como causa principal del poco interés despertado en el público. Otros sectores de la industria, como es el caso de los productores, siguen opinando que la competencia atroz de las grandes producciones estadounidenses es el factor a batir.