Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

DESAJUSTE ECONÓMICO

El beneficio de las empresas españolas disminuye en un 47,6 por ciento

Por Asun LosadaTiempo de lectura1 min
Economía06-10-2002

Las cifras correspondientes a la Central de Balances Trimestral que elabora el Banco de España muestran malos tiempos para la economía española. La esperanza de que los valores se recuperasen a mediados de año ha resultado un fracaso: el 14,1 por ciento de las empresas españolas han reducido sus beneficios en un 47,6 por ciento, lo que ha provocado un crecimiento económico de tan sólo el 1,8 por ciento frente al 4,2 por ciento del año 2001.

Las empresas industriales son las que han sufrido mayores pérdidas al igual que el sector energético que ha reducido sus beneficios en un 6,5 por ciento. El Banco de España asegura que la principal causa de estos descensos ha sido "el fallo en la materialización de las expectativas de recuperación de algunas economías europeas", que han sido demasiado altas para un año de recesión económica. También añade que han influido en el descenso "el recorte de las cotizaciones bursátiles y, en el caso de las refinerías de petróleo, la caída de los precios de la materia prima en la primera mitad del año". La mala situación en los países latinoamericanos ha pasado a ser la tercera causa para estos alarmantes descensos. De este modo, las inversiones en Latinoamérica se han convertido en una empresa de alto riesgo ya que no se ha conseguido ningún éxito en la concesión de licencias de telefonía UMTS. Pese a los malos datos mostrados en este balance, la situación económica no está tan mal como se pinta, ya que la muestra está formada por las empresas más grandes del sector económico español, las más vulnerables, que hacen que los datos puedas ser más exagerados. La prueba es que las empresas de comercio han aumentado su tasa de actividad en un 10,4 por ciento y las empresas de transporte y de telecomunicaciones han tenido una evolución aceptable.