Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ARTE

Encuentran quemados los marcos de cuadros de Dalí, Picasso y Monet

Por Fernando BoillosTiempo de lectura2 min
Cultura04-03-2006

Hayan restos de yeso y madera de las molduras de unos cuadros sustraídos de un famoso museo durante el un desfile de Carnaval en Río de Janeiro. Dichos restos fueron localizados en la favela Morro de los Placeres. La policía supo de su situación gracias a una llamada anónima.

Los expertos de la policía de Río y del resto del país están analizando los restos calcinados de los marcos de tres cuadros de Picasso, Dalí y Monet robados hace una semana de un museo de Río de Janeiro. Según fuentes del museo Chacara do Ceu, en el barrio de Santa Teresa, las obras robadas incluían La Danza y el libro Toros, ambos de Picasso; Dos balcones, de Dalí; Marina, de Monet, y "Jardín de Luxemburgo", de Matisse. Por esto, Interpol, ahora está investigando un sitio de Internet donde fue ofrecido un Matisse que forma parte del botín de los ladrones. Hace apenas unos días cuatro hombres armados robaron varias obras en un museo de Río de Janeiro, y entre ellos se encontraban las maravillosas y afamadas obras de Pablo Picasso, Salvador Dalí, Claude Monet y Henri Matisse que pertenecen al patrimonio histórico de Brasil y no estaban asegurados. Para los especialistas no hay consuelo. Si Brasil ya carecía de expresiones del modernismo europeo, ahora ya no cuenta con ninguna obra de dicho movimiento. Los cuatros hombres, sospechosos de llevar consigo una granada, obligaron a los guardias de seguridad a desconectar el circuito cerrado de televisión y posteriormente "desaparecieron entre la muchedumbre" aprovechando el desfile de carnaval que pasaba en esos momentos por el lugar, según informó Vera de Alencar, director del Chacara do Ceu. Los asaltantes robaron también objetos personales de unos diez turistas que estaban en el museo y golpearon con un revolver al vigilante del local durante la disputa por el Picasso. La Policía de Brasil teme que el país haya entrado en la ruta de bandas internacionales de ladrones de obras de arte, por lo que se propone redoblar la vigilancia y control sobre otras piezas del patrimonio brasileño y ha tenido que pedir ayuda a otros organismos internacionales.