Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

PREMIOS OSCAR

¬Crash¬ da la sorpresa

Por Eduardo IglesiasTiempo de lectura2 min
Espectáculos05-03-2006

Muchos puristas dicen que el hecho de que el premio a mejor película y a mejor director lo reciban filmes distintos es una incoherencia. Quizá lo pueda ser desde el punto de vista europeo, donde el director es la máxima figura, pero no parece que lo sea en Hollywood, al menos a la vista de lo que ha ocurrido este año en los Oscar: Crash, mejor película; Brokeback Mountain, mejor director.

El filme de Paul Haggis es la principal sorpresa de esta 78 edición de los Oscar al llevarse el galardón a mejor película y arrebatárselo a la principal favorita. Crash había entrado entre las candidatas como un representante discreto del cine independiente y como tal parecía que su palmarés iba a estar limitado a los premios de guión e interpretación. Y así podría haber sido, puesto que se ha llevado, además del premio gordo, los Oscar a mejor guión original y mejor montaje. Probablemente si nos ponemos a pensar será muy lógico creer que, aunque Ang Lee es un gran director, sea mucho para Hollywood aceptar que el mejor filme hecho por Estados Unidos el año pasado sea una historia de amor homosexual sobre el mayor mito de su historia popular: los vaqueros. Análisis aparte, los hechos son los hechos y estos son tres premios para Brokeback Mountain, incluyendo mejor director, mejor banda sonora y mejor guión adaptado. Quizá porque el Oscar a mejor película ya dio muchas sorpresas los galardones a la interpretación han quedado en lo que se esperaba. Philip Seymour Hoffman, ahora descubierto por el gran público después de llevar años haciendo grandes papeles, se lleva el premio a mejor actor por su caracterización en Truman Capote. Reese Whiterspoon, una de las nuevas niñas mimadas de Hollywood, ganó el Oscar a mejor actriz por otro personaje real, el de June, esposa de Johnny Cash en En la cuerda floja. Los secundarios quizá sepan a consolación para dos filmes que hace meses eran favoritos y que al final se han quedado en casi nada. Rachel Weisz ha sido premiada por El jardinero fiel, filme que ni siquiera había llegado a las grandes candidaturas pese a ser una de las mejores del año. George Clooney, que aspiraba a todo con Buenas noches, y buena suerte, se ha quedado con lo que le ha dejado la industria, su primer Oscar en forma de estatuilla al mejor actor secundario aunque por su trabajo en Syriana.