Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

BALCANES

Montenegro convoca un referéndum de independencia

Por Berta PardalTiempo de lectura1 min
Internacional05-03-2006

Según la Ley del Referéndum aprobada por el Parlamento, la población del posible futuro Estado deberá responder si desean que Montenegro sea un Estado independiente con un “sí” o con un “no”. La promulgación de la legislación fue posible después de que los partidarios y enemigos de la independencia aceptaran la condición de la Unión Europea: para reconocer la separación, el 50 por ciento de los 466.000 montenegrinos inscritos deberán acudir a las urnas y el 55 por ciento votar a favor de la independencia.

A pesar de que el primer ministro de Montenegro, Milo Djukanovic, es partidario de la independencia, admite que el proceso no es democrático aunque acepta la presión de Bruselas. Según el primer ministro, el mayor problema para Montenegro, si continúa unido a Serbia, es que sus economías no son compatibles. Las dos repúblicas utilizan monedas diferentes -el dinar en Serbia y el euro en Montenegro- y cuentan con sistemas fiscales y comerciales separados. Pero ambos países utilizan el mismo idioma y son predominantemente ortodoxos cristianos. Montenegro es la única República que permaneció adherida a Serbia tras el hundimiento de la federación yugoslava en 1991. Las relaciones entre ambos países se han deteriorado en los últimos tiempos a la vez que ha ido ganando fuerza la opción de la independencia. Los 660.000 montenegrinos están profundamente divididos en cuanto a la separación y un alto porcentaje de población se mantiene indecisa. La Unión Europea intentó durante tres años abortar el creciente movimiento separatista con un argumento convincente: nuevas fronteras podrían poner en peligro la delicada y frágil estabilidad de los Balcanes y provocar un nuevo despertar del nacionalismo serbio. Durante años, Belgrado se opuso vigorosamente a la independencia de Montenegro por temor a perder su única salida al mar, pero también para impedir que los separatistas albaneses de Kosovo exijan las mismas condiciones con el fin de buscar la independencia en la provincia serbia. Los kosovares, en la actualidad, negocian con los serbios el estatuto de autonomía de Kosovo. El líder del partido serbio ultranacionalista, Tomislav Nikolic, alertó a las autoridades montenegrinas favorables a la independencia de que los serbios formarán sus propias regiones autónomas dentro de Montenegro si se separara de Serbia de "forma ilegal".