Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EE.UU.

George W. Bush: “Bin Laden será llevado ante la justicia”

Por Marta Aguilera JiménezTiempo de lectura1 min
Internacional05-03-2006

Con motivo de su gira por el sur de Asia, el presidente de EE.UU., George W. Bush, visitó por sorpresa Afganistán. Antes de aterrizar en India y Pakistán, Bush quiso entrevistarse con el presidente afgano, Hamid Karzai, para expresar el apoyo y compromiso de EE.UU. en su lucha contra Al Qaeda y los talibán.

Tras la entrevista, en la que estuvo presente la secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, Bush ofreció una rueda de prensa. En ella aseguró que el líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, será capturado y “llevado ante la justicia”. Además, reafirmó que las tropas estadounidenses afincadas en Afganistán continúan su búsqueda. Actualmente, hay más de 19.000 soldados estadounidenses desplegados por la zona. Durante su discurso, también se dirigió a la población diciendo que “a medida que avanza la democracia, está inspirando a otros y esa inspiración hará que otros exijan su libertad y a medida que el mundo se haga más libre, se hará más pacífico”. Karzai elogió la actuación de EE.UU. y definió a su homólogo como un amigo: “nos ha ayudado a liberarnos, a reconstruir el país y nuestro futuro”, sentenció Karzai. Como colofón a su visita, de apenas cinco horas de duración, Bush inauguró de forma simbólica la embajada estadounidenses en Kabul, capital de Afganistán, que ya operativa desde hace varios meses, para posteriormente reunirse con las tropas de su país. Horas antes de su llegada a Kabul, alrededor de 30 personas perdieron la vida en un ataque del Ejército paquistaní contra un supuesto campo de entrenamiento de la red terrorista Al Qaeda, en la zona del Norte Waziristán, próxima a la frontera afgana. EE.UU. invadió Afganistán en 2001 con el objetivo de capturar al terrorista Bin Laden y poner fin al gobierno talibán que le había protegido.