Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

BRASIL

Lula gana las elecciones brasileñas

Por Isaac Á. CalvoTiempo de lectura2 min
Internacional27-10-2002

El candidato oficialista, José Serra, no pudo derrotar al líder del Partido de los Trabajadores y a las ansias de cambio de la población brasileña. La jornada electoral transcurrió sin incidentes importantes.

Luis Inácio Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores, es el nuevo presidente de Brasil después de ganar las dos rondas electorales. En la primera, celebrada el pasado 6 de octubre, Lula obtuvo el 47 por ciento de los sufragios y se quedó muy cerca de evitar la segunda vuelta. A pesar de ello, Lula da Silva siguió contando con la confianza de la mayoría de los 115 millones de votantes brasileños, que en la elección definitiva del domingo 27 le otorgaron el 61,34 por ciento de los votos. El otro candidato, el oficialista José Serra, se tuvo que conformar con lograr el 38,66 por ciento y hacer frente al vendaval Lula en la segunda ronda. Los resultados electorales en Brasil no constituyeron una sorpresa ya que todas las encuestas e institutos de opinión daban como claro vencedor al líder del Partido de los Trabajadores. En el último debate televisado, celebrado el pasado viernes, Lula trató de mantener la ilusión en la población y se comprometió a impulsar el progreso de Brasil. José Serra contraatacó los argumentos de su adversario intentado hacer desconfiar a los votantes y cuestionando la efectividad de un Gobierno de izquierdas. A pesar de ello, Brasil ha apostado por la renovación y por un candidato que fue líder sindicalista, que ya se había presentado tres veces a los comicios, y que ha conseguido convertir las principales fuerzas sindicales y de izquierdas en un partido sólido. Lula da Silva aseguró que “era el día más feliz” de su vida, afirmó que “Brasil está entrando en una nueva era y recordó a su madre: “Sólo lamento llegar al poder 22 años después de la muerte de mi madre”. Algunos actores internacionales que, en principio, veían con recelo el ascenso al poder de Luis Inácio Lula da Silva esperan que las nuevas políticas brasileñas no desestabilicen ni influyan negativamente en la región.