Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Cine

2017 empieza con la miel en los labios

Por Paula Segura RamírezTiempo de lectura3 min
Cultura30-12-2016

Este 2016 ha sido un año agridulce para la industria del cine. Se han cosechado buenos metrajes muy esperados por el público pero otros no han tenido la misma suerte. Ya sea por el bombo que se les han dado en los trailers, el reparto, remakes o segundas partes, todos han tenido el mismo denominador común: prometían ser unos auténticos blockbusters pero al final no superaron las expectativas. Es más, han originado una auténtica decepción para los espectadores.

Si tenemos en cuenta la cantidad de títulos que se han estrenado en las salas a lo largo del 2016, el primer batacazo que nos encontramos es Escuadrón Suicida. Su elenco de estrellas, su actitud gamberra, su agresiva promoción previa, la emoción de ver a todos los villanos de Gotham en una misma película trabajando codo con codo. Hasta una canción de Queen en su trailer.

Todo apuntaba al éxito rotundo para DC Comics, que no levanta cabeza por cortesía de Marvel. Lástima que todo acabase tan mal. Todo lo prometido se quedó en el trailer y la única que salva la cinta es Margot Robbie. Si DC Comics no levanta cabeza, Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia tampoco contribuye a que la productora arranque. El enfrentamiento épico entre dos de los personajes de cómic más célebres de la historia causó expectación en los meses previos a su estreno, y así lo reflejaron los buenos datos de taquilla en todo el mundo. Su excesivo metraje, algunas soluciones muy cuestionables de guion y una muy poco aprovechada Wonder Woman, la convierten en una de las grandes decepciones del año. 

Fuera del universo de los superhéroes, todavía hay películas que prometían mucho y no cumplieron. Las segundas partes nunca fueron buenas y un buen ejemplo de ello es Zoolander 2. Ni el gancho de Ben Stiller, Owen Wilson, Will Ferrell y Penélope Cruz, ni el buen sabor de boca que dejó su primera entrega (estrenada en el ya lejano 2001), ni siquiera el placer de ver cómo Justin Bieber pone morritos antes de morir fue suficiente para complacer al público. Otro ejemplo lo encontramos en Bridget Jones' Baby, uno de los retornos más esperados del año, y eso que ha habido varios. Bridget Jones se presentó a principios de este siglo como un icono moderno, una parodia de las relaciones, las mujeres y la presión social que sufren llegadas a cierta etapa de sus vidas. Más de diez años después de verla en pantalla, Renée Zellweger parece haber perdido aquella chispa de su personaje estrella. 

Las crónicas de Blancanieves: el cazador y la reina de hielo ha sido otro de los blockbusters más esperados de este año. Para empezar, teníamos la buena noticia de que Kristen Stewart no volvía a repetir como Blancanieves. Sumado a eso, nos encontrábamos con una inconmesurable villana Charlize TheronChris Hemsworth, Emily Blunt y Jessica Chastain en el reparto. Pero todo se quedó ahí, en el trailer. Una película que prometía acción y ritmo, y se ha quedado con un aprobado raspado. 

De entre los regresos que más se esperaban este año a la gran pantalla era el de Tim Burton. Hace años que se esperaba su vuelta, pero debido a El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares habrá que seguir esperando. Aunque el filme vuelve a dar un poco de alas a la creatividad y talento de Burton, y supera con creces algunas de sus últimas producciones, no acabó de convencer a público y crítica, ya que la fuerza que suele caracterizar a sus personajes brilla con una luz muy tenue en este metraje.

Por último no se puede pasar por alto Independence Day: Contraataque. Pese a agradecer el sentido del humor de quien ha pasado de destruir sistemáticamente la Casa Blanca a convertirlo en un chiste recurrente sin disimular, o la serenidad visual y afinidad por planos generales que el director sigue manteniendo en la era de la destrucción urbanística, el aroma a vieja escuela del metraje no es suficiente para levantar una película que, como sus alienígenas invasores, comete el error de repetir demasiado al detalle la misma estrategia del pasado.

En definitiva, todas estas películas han sido superproducciones fallidas. Ya sea por su batacazo en taquilla o por no haber satisfecho las expectativas de público y crítica, se han ganado un puesto en lo peor de la temporada.