Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

GRUPOS MULTIMEDIA

Quiero TV podría presentar su liquidación

Por Elena VillegasTiempo de lectura2 min
Comunicación11-04-2002

Las televisiones digitales de pago Quiero TV, española, y Premiere World, alemana, atraviesan una crisis económica que podría derivar en el cierre de la primera y en la suspensión de pagos de la segunda.

La plataforma digital de televisión terrestre Quiero TV, filial de Auna, podría ser cerrada en breve si no encuentra comprador. El plazo fijado para presentar la liquidación al Ministerio de Ciencia y Tecnología termina este lunes y, de momento, la televisión digital de pago no ha recibido ninguna oferta satisfactoria de compra. Las consecuencias de la clausura de la plataforma son diversas: la devolución de la licencia del espectro de radiofrecuencias concedida en 1999 y la recogida de los decodificadores de los usuarios, junto con la cancelación del contrato, entre otras. El efecto que más preocupa es, sin embargo, que Quiero TV es la única capacitada tecnológicamente para ofrecer la recientemente inaugurada TDT (Televisión Digital Terrestre). Unos 12.000 abonados y 150 trabajadores se verían afectados por una posible liquidación de la empresa, derivada de los 320 millones de euros de deuda. La situación de la plataforma española –cuyos accionistas son Auna, con un 49 por ciento, Planeta, MediaPark, Carlton y algunas entidades financieras- es una muestra más de que el mercado de la comunicación no atraviesa un buen momento. El grupo multimedia alemán Kirch declaró la suspensión de pagos en la filial de medios, Kirch Media, el pasado 8 de abril a causa de una deuda acumulada de 6.500 millones de euros. Lo mismo podría ocurrir con la división de televisión de pago, Premiere World, con 2,5 millones de abonados, en los próximos días. Tele 5 y la FIFA se han visto salpicados por la grave crisis del grupo fundado por Leo Kirch. El 25 por ciento que posee de la cadena española está a la venta desde hace seis meses y la FIFA ha anunciado una reestructuración empresarial entre las filiales de cara a los derechos de los Mundiales de fútbol del 2002 y 2006. La política también se mezcla con la economía, pues Edmund Stoiber, primer ministro de Baviera, ligado a Kirch, ya ha recibido críticas por parte del canciller alemán Gerhard Schöder.