TOROS

Padilla: la voluntad se hizo
emoción en Olivenza

04-03-2012
Comentar este artículoComentar Imprimir este artículoImprimir Enviar este artículoEnviar
1681

Había encargado un traje verde esperanza salpicado con hojas de laurel. Tenía el convencimiento que su regreso a los ruedos sería triunfal. Había trabajado duro. Se había sometido a dolorosos tratamientos de recuperación. Y había aprendido a ver el mundo -y el toro- con otra mirada. No era ni el primero ni el último torero que se vestía de luces tras un gravísimo percance; ni el primero que aprendía a torear con ángulos muertos, con el riesgo añadido que supone enfrentarse a un animal con una merma visual.


Juan José Padilla ha sido el último torero en lograrlo, dando la razón a quienes aseguran que estos locos valientes están hechos de otra pasta. Y así ha sido: en la plaza extremeña de Olivenza, coso que acostumbra a ser la primera cita de la temporada para las figuras. Y así ha sido: Padilla ha vuelto junto a Jose Antonio Morante de la Puebla y José María Manzanares, a quienes incluso convidó a banderillear, suerte que Padilla practica desde hace años. Y así ha sido: Juan José Padilla, el ciclón de Jerez, ha vuelto "en Padilla", ha sumado dos orejas y ha salido por la puerta grande de la plaza de Olivenza. Los toros fueron de uno de esos que prefieren los mandamás del escalafón: de Núñez del Cuvillo.

Muchas veces -la mayoría-, para entender el toreo hay que olvidar las instrucciones de la escuadra y el cartabón y emborracharse los sentidos con los sentimientos que se despiertan. Es lo que tiene el arte. Y el arte taurino desplegó sus musas en Olivenza.

La feria extremeña tuvo otros momentos estelares eclipsados por la vuelta de Padilla, como los protagonizados el sábado 3 de marzo con un encierro de Garcigrande por Julián López El Juli, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante. El viernes 2 dio la sorpresa el novillero Álvaro Sanlúcar, que apunta buenas maneras. Y el día de autos se dejaron ver muchos y buenos argumentos del magisterio de Morante y Manzanares. Y eso que Olivenza no es la primera plaza del mundo. Ni los toros. Pero sí las ganas de soñar con el toreo eterno. Como dicen por las redes sociales: Bienvenido #héroePadilla.

A FONDO

José Ramón Da Cruz, cineasta

"Me importa un pito ganar un premio Goya"

A FONDO: CINEA la hora acordada, ni un minuto antes ni uno después. José Ramón da Cruz nos recibe en su pulcro despacho de la calle Castelló, en pleno barrio de Salamanca en Madrid. Este compositor audiovisual está considerado uno de los máximos exponentes del videoarte de los 80 ... (sigue)

Síguenos en Facebook y Twitter
© 1997-2014 AGD y LaSemana.es
¿Quiénes somos? | Contratar publicidad