Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Inundaciones en Australia

Las lluvias torrenciales dejan 200.000 personas aisladas

Por Bianca DennehyTiempo de lectura2 min
Sociedad31-12-2010

Durante las pasadas semanas Australia ha presenciado un clima de lluvias torrenciales que ha ocasionado el aislamiento de al menos 200.000 personas. La superficie inundada que se ha registrado es comparable a la suma de los territorios de Alemania y Francia. Esta catástrofe natural ha dejado incomunicada y completamente inundada a 22 ciudades del continente australiano.

El estado que más afectado se encuentra es el estado de Quensland, que se halla al este del país y es ahí donde más fuerte se ha sentido el temporal, además de haber sido declarado zona catastrófica."Todavía falta un tiempo largo para que cese este desastre", informaba la jefa del estado de Queensland, Anna Bligh, la cual hacía hincapié en los daños económicos que este clima hostil iba a suponer a la región puesto que en Queensland se encontraban las principales minas de carbón y también han sufrido numerosas pérdidas debido al cierre temporal del puerto, y por consiguiente de su actividad, de este Estado por las lluvias. Por otro lado la primera ministra australiana, Julia Gillard, se ha trasladado ha la ciudad de Bundaberg, donde se concentra la mayor parte de la producción de azúcar del país que se ha visto obligado a cerrar su puerto por culpa del fuerte temporal que ha dañado el sistema de señalización para la navegación. Por otra parte, el estado de Nueva Gales del Sur, han tenido que hacer frente al desbordamiento de diversos ríos que ha originado severos daños en los cultivos de trigo. Asimismo, los agricultores estiman que aproximadamente han perdido la mitad de la cosecha nacional, que equivale a 10 millones de toneladas y esto ocasionará un incremento de los precios de los productos en un 45% , lo cual tendrá graves repercusiones en la economía del país. El servicio meteorológico australiano han dado ha conocer que estas inundaciones son las más graves que ha presenciado el país y que a su vez no cesarán pronto ya que está previsto que el próximo domingo más lluvias torrenciales azoten el país. Por consiguiente, el Gobierno ha declarado que destinará un millón de dólares en ayuda los más afectados por el desastre e hizo un llamamiento público para que se pudiese recaudar más fondos. El valor de la pérdidas es todavía incalculable a pesar de ellos ya se estima que serán miles de millones de dólares (que tendrán que ser avaladas por las autoridades locales y las compañías de seguros) que se necesitarán para la reconstrucción una vez acabado el temporal.