Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

BALONCESTO

Boston opta por la continuidad para defender el anillo

Por Alejandro G. NietoTiempo de lectura5 min
Deportes26-10-2008

Los Boston Celtics han aplicado la máxima de no cambiar aquello que funciona bien. Mantienen prácticamente el mismo bloque del año pasado con la intención de revalidar el título. Pero en su propia conferencia, la del Este, le han salido varios candidatos de peso. Detroit, Philadelphia y Cleveland serán sus máximos rivales. A ellos quiere sumarse Toronto, que ha apostado por José Manuel Calderón como base titular.

División Atlántico Los Boston Celtics apenas han retocado su plantilla para defender el anillo conquistado la campaña pasada. Sus trébol dorado -Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen- demostró, junto al sorprendente base Rajon Rondo, que tiene calidad suficiente para conquistar el título. Este año ha perdido a James Posey, la pieza más importante de su banquillo, pero lo ha suplido con el imprevisible Darious Miles. La posición de cinco, que ocupa Kendrick Perkins, sigue siendo su talón de Aquiles. En su división le ha salido un rival de entidad. Philadelphia se ha llevado al jugador más codiciado de todos los agentes libres de este verano: Elton Brand. Él será el nuevo líder de un equipo que sorprendió el pasado año y al que, dicen los analistas, sólo le falta un buen triplista para aspirar al anillo. Los Toronto Raptors también han dado una vuelta de tuerca su proyecto. Han confiado en José Manuel Calderón para llevar, en solitario, las riendas del equipo y han traspasado T.J. Ford a cambio de un pívot poderoso. Jermaine O’Neal es el hombre que Sam Mitchel reclamaba para formar un equipo que aspire a cotas más altas, aunque su rendimiento, por su edad y las lesiones que ha sufrido, es una incógnita. Además, Roko Leni Ukic y Will Solomon han llegado para dar minutos de descanso a Calderón. Otra ola de cambios ha pasado por Nueva York, donde la llegada de Mike D’Antoni al banquillo ha llevado cordura a una franquicia que había perdido el rumbo. Los fichajes de Chris Duhon y Danilo Gallinari son los primeros pasos para recomponer el equipo. Donde pretenden llevar a cabo toda una revolución es en Nueva Jersey. Allín han apostado por jugadores jóvenes y de bajo salario -Yi Jianlian, Bobby Simmons, Brook Lopez y Chris Douglas-Roberts- y han dejado ir a Richard Jefferson con la intención de tener espacio salarial para un gran fichaje el año que viene. División Central Detroit Pistons se mantiene, un año más, con la base del bloque que le ha llevado, durante seis campañas consecutivas, a las finales de conferencia y que le ha brindado un título. Kwame Brown dará respiro a los hombres interiores, a los que cada vez les pesa más su veteranía. Aunque jóvenes como Rodney Stuckey están empezando a dar relevo. Cleveland busca hallar esa regularidad que han conseguido los Bad Boys. Para ello han fichado a un nuevo director de juego, Mo Williams, y al rookie J.J. Hickson. Demostrar que pueden ganar un anillo es el principal objetivo de un equipo que el año que viene tendrá que hacer un gran esfuerzo para retener a LeBron James, quien será agente libre. Los Chicago Bulls han sumado oro al oro. Al conjunto joven y talentoso del que disponían han añadido más juventud y más talento con la incorporación del número uno del Draft 2008, Derrick Rose. El base llega con la motivación especial de jugar en el equipo de su ciudad. Él será el nuevo líder de un bloque que debe mejorar en la pintura para subir enteros. Cierran la división dos equipos modestos que han demostrado en pretemporada que, sin recursos pero con inteligencia, pueden armar un conjunto competitivo. Milwaukee ha incorporado hasta a ocho jugadores, algunos de la talla de Jefferson, Luke Ridnour y Tyron Lue, y mantiene a sus dos líderes, Michael Redd y Charlie Villanueva. Indiana, en tanto, ha arropado a Daniel Granger con T. J. Ford y Rasho Nesterovic. Ambas franquicias han completado una buena preparación veraniega y ansían aumentar su caché en la liga. División Sureste Miami Heat, uno de los peores equipos de la pasada campaña, puede convertirse este año en el equipo revelación. La llegada del número dos del draft, Michael Beasley, ha elevado la moral de la franquicia. Sus posibilidades dependen del rendimiento del repescado Shaun Livingston, uno de los bases más prometedores de la liga, cuya grave lesión de rodilla le ha dejado perdido en el olvido. Dwayne Wade y Shawn Marion deberán aportar el liderazgo necesario para que el grupo funcione. Quien lleva tiempo marchando a la perfección es Orlando. El cinco inicial que tan bien rindió la pasada campaña se mantiene intacto, aunque han perdido profundidad de banquillo con las salidas de Keyon Dooling, Carlos Arroyo, Maurice Evans y Pat Garrity. Atlanta Hawks, la revelación de la recta final del año pasado, sólo contará con una baja: la de Josh Childress, seducido por el dinero que ofrecen los clubes de Europa. Ha logrado retener a Josh Smith, quien tenía numerosas novias, y ha reforzado sus rotaciones con Evans y Randolph Morris. Para los Washington Wizards su mayor alegría ha sido renovar a Gilbert Arenas y Antawn Jamison, que eran agentes libres. Ellos serán, junto a Caron Butler, los pilares de un equipo que crece más cada año, pero que arranca preocupado por las constantes lesiones que padece Arenas. Por último, Charlotte sigue empeñado en labrarse un buen futuro y, además de extender el contrato a Emeka Okafor, ha firmado a los novatos D. J. Agustine y Alexis Ajinca. Sin demasiados efectivos de peso, parecen abocados a otra temporada de transición.