Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TENIS

Croacia ¬conquista¬ su primera Copa Davis

Por Alejandro G. NietoTiempo de lectura3 min
Deportes04-12-2005

Croacia logró alzarse con la primera ensaladera de plata de su historia, pese a jugar en Bratislava y en una superficie favorable a los eslovacos, que con la Davis querían alzarse con el único gran título por países que aún no habían conseguido. Los croatas tomaron ventaja tras ganar el punto de dobles, pero la inesperada derrota de Ivan Ljubicic obligó a Mario Ancic a ganar el punto definitivo.

La presión le pudo a Michal Mertinak, sustituto de Karol Kucera, que fue elegido para disputar el partido decisivo contra Ancic, un duelo un tanto desigual entre dos gigantes especialistas en dobles. El eslovaco, pese a contar con el apoyo de su público, sólo dio la talla en la primera manga. Luego el de Split impuso un demoledor saque –tan sólo cedió un servicio en todo el partido- para corroborar la ambición de los balcánicos y ganar por 7-6 (7-1 en el desempate), 6-3 y 6-4. Una victoria fraguada en la dirección del capitán Nikola Pilic, que ya se había alzado con la Copa Davis en tres ocasiones, bajo bandera alemana, y en el liderazgo de Ljubicic, que ha cerrado a lo grande una temporada extraordinaria, a la que hasta ahora le había faltado tan sólo un gran título. El número uno croata no consiguió, sin embargo, igualar el récord de John McEnroe, que en 1982 había conseguido las doce victorias posibles en una sola edición de la Davis: ocho individuales y las cuatro de dobles. El de Banja Luka, decisivo en los cruces contra Rumania y Estados Unidos, perdió su condición de invicto en el momento menos oportuno, el penúltimo partido, contra un Dominik Hrbaty al que dominó en los primeros juegos, pero luego –quizá por el cansancio– le faltó constancia. El artífice de la victoria en semifinales contra Rusia perdió la eficacia en el saque y dio oportunidad a Hrbaty –el que fue verdugo de los españoles en la primera ronda, además de contra Argentina y Holanda, en cuartos de final–, de imponerse por 4-6, 6-3, 6-4, 3-6 y 6-4.. En el partido de dobles, los eslovacos habían acusado la baja de Karol Beck, apartado del equipo por un supuesto positivo por marihuana que aún se debe esclarecer. Hrbaty, que ya había jugado en la primera jornada y notó el cansancio, no consiguió compenetrarse del todo bien con Mertinak. Aun así, la poca concentración de Ancic y Ljubicic –finalmente Pilic no quiso experimentos y no dio oportunidad de jugar al retirado Goran Ivanisevic, que había mostrado su afán por entrar en el equipo croata– les permitió aguantar. De hecho, los cuatro jugadores asentaron su juego en la efectividad del servicio, y tan sólo Hrbaty lo perdió en una ocasión, ya en el segundo set. En la muerte súbita, sin embargo, los centroeuropeos no supieron sacar provecho del apoyo del público y se mostraron más nerviosos, lo que les llevó a perder por 7-6 (7-5), 6-3 y 7-6 (7-5). La jornada inaugural concluyó igualada. Primero Ljubicic se había impuesto con comodidad a Kucera (6-3, 6-4 y 6-3), apoyado en un gran servicio y la efectividad en el juego de saque y volea, crucial en la rapidísima superficie sintética de Bratislava. Aunque después Hrbaty logró el empate para el equipo capitaneado por Miloslav Mecir, con una trabajada victoria contra Ancic por 7-6 (7-4 en el tie-break), 6-3, 6-7 (4-7) y 6-4. Los 29 saques directos del croata tan sólo le sirvieron en la tercera manga, pero durante el resto del encuentro se vio superado por el trabajo y la garra del eslovaco.