Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

LIBROS Y LITERATOS

La XIX Feria del Libro de Guadalajara, un espectáculo literario

Por Lourdes TéllezTiempo de lectura2 min
Cultura04-12-2005

Quien diría que una sencilla feria de libro local, creada en 1987 por iniciativa de la Universidad de Guadalajara (en el Estado de Jalisco, en México), sería en su edición decimonovena, la más importante del mercado mundial de publicaciones en español.

Los números hablan por sí solos: nueve días en los que más de cuatrocientos mil visitantes recorren los 26 mil metros cuadrados de estanterías, exposiciones y eventos literarios de más de 1.500 casas editoriales de 38 países. Cada edición de la Feria tiene un invitado de honor, al que se le da la oportunidad de exponer su producción literaria y artística a todo el mundo. Perú ha sido el país elegido, aunque no siempre son países. Pueden ser regiones o ámbitos culturales, como Québec (invitado en el 2003) o Cataluña (la del año pasado). La maquinaria “tapatía” (como se les llama a los oriundos de Guadalajara) se puso en funcionamiento del 26 de noviembre al 4 de diciembre; nueve días en los que se realizaron más de 200 presentaciones de libros y en los que hubo más de 600 horas de conferencias, espectáculos, coloquios, mesas redondas, ruedas de prensa, etc. Además de ser la una de las ferias de libro más importantes del mundo (la segunda después de Frankfurt), la de Guadalajara se ha convertido en una fuente de noticias muy sustanciosa. En este 2005 se ha visto de todo: a un Vargas Llosa arengado por Elena Poniatowska (periodista y escritora mexicana) por hablar más de la cuenta sobre política mexicana; también se desvelaron los intentos de Diego de Rivera por practicarle la eutanasia a Frida Kahlo, gracias a la biógrafa de la pintora, Raquel Tibol. Si estas singularidades son ya de por sí interesantes, la XIX Feria de Libro de Guadalajara llama la atención por los más de 10 premios literarios que se otorgan ahí. El más importante es el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, un galardón que no se ha salvado de ser polémico: la familia del célebre escritor amenazó con no permitir que dicho premio llevase el nombre de Juan Rulfo; la razón era que el premio "se ha convertido en un botín de grupúsculos", que sólo se da a los "amigos". Si estas declaraciones ya eran delicadas, todo se complicó cuando se supo que el premio sería este año para el poeta mexicano-español Tomás Segovia, quien días antes había dicho que Juan Rulfo era "un milagro". El Premio Sor Juana Inés de la Cruz, es un galardón único en su género, un reconocimiento que desde 1993 se da a una novela publicada o escrita sólo por mujeres. Este 2005 el premio y homenaje se lo llevó la escritora mexicana Paloma Villegas (1951) por su novela "Agosto y Fuga", una obra histórica y política del México de los noventa. La Feria del Libro de Guadalajara cerró al final esta edición con una derrama económica de más de diez millones de dólares y con un buen sabor de boca, con la certeza de que a las letras hispanoamericanas les quedan muchos años de vida.