Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ARTE

El Gobierno autoriza trasladar La Dama de Elche

Por Fernando BoillosTiempo de lectura2 min
Cultura01-12-2005

Carmen Calvo autorizó la semana pasada el traslado de la escultura de La Dama de Elche a su ciudad de origen para una exposición temporal. Además, la ministra de Cultura ha dejado abierta la posibilidad de trasladar también otras obras del mismo tipo del Museo Arqueológico Nacional.

El traslado de la famosa pieza se hará efectivo en mayo de 2006 si el último informe técnico lo autoriza. El grupo de expertos franceses, que estará en Madrid el próximo 20 de diciembre, ha sido elegido para estudiar en profundidad la obra y, en particular, la policromía de la joya del Museo Arqueológico, y decidir así sobre la idoneidad de su traslado. La ministra de Cultura afirmó que la Dama de Elche, una de las obras más importantes del arte íbero- de viajar a la Comunidad Valenciana finalmente, se expondría en una sala específica del Museo de Elche acondicionada para ella. "El patrimonio es más nacional si sale de Madrid". Con esta frase, Calvo, tras presidir la reunión del Patronato del Arqueológico, destacó que el Gobierno socialista es partidario de llevar el patrimonio nacional a todos los puntos de España, siempre y cuando se garantice la "seguridad y conservación" de las piezas. Según la ministra, "El Gobierno cree firmemente en la diversidad cultural de España y en la pluralidad de nuestro país y piensa que el patrimonio histórico tiene que unir a todos los españoles y nos tiene que ayudar a sentirnos cohesionados y orgullosos". La obra en cuestión, es un busto de 56 centímetros de altura. Se cree que fue segmentado de una estatua de cuerpo entero, prueba de ello es el corte irregular y brusco del plano inferior. Está realizado en caliza porosa de tonos ocres, y conserva restos de la antigua policromía de la que hacía gala, sobre todo el rojo de los labios y de algunas zonas del ropaje. Se halló casualmente en 1897, en un escondrijo hecho con losas y adosado a la muralla de la ciudad. Ocultándolo en esta pequeña cámara se pretendió salvarla del peligro que podía haber corrido en su ubicación original, la cual todavía hoy se desconoce.