Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SALUD

Fracasan los objetivos de la lucha contra el sida

Fotografía
Por Alfredo L. ZamoraTiempo de lectura2 min
Sociedad01-12-2005

Cada día 14.000 personas se infectan en el mundo con el virus del sida, y cada minuto dicha pandemia acaba con la vida de cinco personas. Las Naciones Unidas han presentado su informe anual sobre la propagación del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) con motivo del Día Mundial de la lucha contra el sida, en la que se establece la cifra de infectados para 2005 en cinco millones de personas, elevando los afectados a más de cuarenta millones.

La celebración del Día Mundial de la lucha contra el sida ha servido un año más para recordar a los enfermos de la pandemia y expresar un mensaje de solidaridad con los afectados, sin dejar de lado la necesidad de que los antiterrovirales lleguen al máximo número de personas. También se ha puesto de manifiesto el fracaso del programa impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuya meta era dar tratamiento a tres millones de personas afectadas por sida en los países más desfavorecidos para finales de 2005. Más de catorce millones de niños en todo el mundo han perdido a sus padres a causa del sida, una cifra que, si el crecimiento de infectados sigue este ritmo, podría alcanzar los 25 millones en el año 2010. De los más de cuarenta millones de afectados por el sida actualmente en el mundo, 38 millones son adultos y más de dos son menores de 15 años. El informe de las Naciones Unidas sitúa las muertes a causa de esta pandemia para 2005 en más de tres millones de personas, de las cuales 570.000 serían niños. El mapa de contagio está íntimamente relacionado con las desigualdades socioeconómicas, por lo que el sida ataca con más virulencia en África y en América latina, situándose como una enfermedad crónica. Según los datos del Plan Nacional del Sida, en España hay aproximadamente 150.000 personas con el virus del sida, y se calcula que un tercio de ellos desconocen que están infectados. Un informe de Ayuda en Acción en el que se analiza el proyecto español en la lucha contra el sida, concluye que la contribución española es escasa, carece de estrategia y no constituye una prioridad. En el texto se reconocen las insuficiencias técnicas y recomienda que se incremente el esfuerzo financiero. El documento de Ayuda en Acción afirma que "España debe contribuir a mejorar la calidad e incrementar la cantidad de su ayuda al desarrollo", y matiza que los seis millones de euros anuales invertidos en el plan contra el sida son "cuatro veces menos que la media del resto de países del Comité de Ayuda al Desarrollo".