Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

27º ANIVERSARIO

Miles de manifestantes apoyan al PP en su defensa de la Constitución

Fotografía La Puerta del Sol de Madrid se llenó de banderas (FOTO: Alejandro Requeijo)

La Puerta del Sol de Madrid se llenó de banderas (FOTO: Alejandro Requeijo)

Por Antonio Pérez VicenteTiempo de lectura2 min
España04-12-2005

Entre cincuenta mil (según algunos medios) y doscientos mil (según la Comunidad de Madrid). Esos fueron los asistentes que se congregaron en la Puerta de Sol para arropar al “accidentado” líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, en la defensa de la Constitución. Al acto acudieron destacados miembros del partido.

Fueron pocos los que faltaron. En la Puerta del Sol madrileña se dio cita casi toda la plana mayor del PP, entre los que se encontraban el ex presidente José María Aznar, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, además del número dos del PP, Ángel Acebes, y el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana. Los miembros de la organización trataron de evitar que se corearan consignas contra el Estatuto catalán para centrar el acto en el recuerdo de la Carta Magna. Sin embargo, Rajoy aprovechó su discurso para criticar al Ejecutivo socialista en su política territorial. Ante un público enfervorecido y mayoritariamente adulto, el jefe de la oposición asumió todo el protagonismo para asegurar que España no forma “una nación de naciones, sino una nación de personas, de ciudadanos libres e iguales”. En este sentido, afirmó que “sólo hay una nación: la española”. Rajoy aseguró también que “el Estado autonómico no significa que nuestra nación se fragmente en parcelas” y, entre continuas referencias a la soberanía nacional y a la vigencia de la Constitución Española, también manifestó que “el futuro común no se construye con radicalismo, intolerancia y mal talante”. Por eso invocó “aquel espíritu, aquel propósito de reconciliación” emanado de la Transición Española. No terminaron ahí las exigencias al Gobierno central. “No estamos sometidos al dictado de un tirano, de un partido totalitario o de un credo nacionalista”, dijo Rajoy en la sexta manifestación del año contra el Gobierno de Rodríguez Zapatero apadrinada por el PP. La respuesta fue el aplauso unánime de los asistentes. En este contexto, el máximo responsable del PP catalán, Josep Piqué (que se ha desmarcado de la versión oficial de su partido al indicar que la concentración en Madrid "tuvo su origen en el Estatut"), pidió que la reforma del Estatuto catalán no siga adelante. CiU CREE QUE AL PP "SE LE VE EL PLUMERO" Algunos de sus compañeros en el Parlament piden justo lo contrario. De hecho, tanto el tripartito catalán como Convergencia i Unió consideran que la manifestación era una excusa para convocar un acto “contrario a Cataluña”. Por este motivo, según el líder de CiU, Artur Mas, a los dirigentes del PP “se les está viendo el plumero”. Desde el PSOE también se valoró de forma negativa la convocatoria. Los socialistas remarcaron que la Carta Magna no corre peligro y criticaron el “uso partidista para la confrontación entre españoles” que, según ellos, provoca el PP. También el ministro de Defensa, José Bono, hizo hincapié en que “defender a España y a su Constitución no es compatible con generar odios entre nosotros” A su juicio, apoyar a la nación bi cibsuste “en proclamarse expendedores de carnés de patriotas”. Más allá fue el líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, que calificó la manifestación popular como “un intento de rapto” de la Constitución.