Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

INMIGRACIÓN

3,5 millones de habitantes en España son inmigrantes

Por Elena R. BlázquezTiempo de lectura2 min
Sociedad17-04-2005

No sólo llegan en patera y la mayoría ya no son marroquíes: a través de los Pirineos entran cada día 2.000 extranjeros en España procedentes de Europa del Este. El perfil de los inmigrantes que llegan al país se ha modificado en los últimos años. Tanto en función de sus países de origen como en su condición sociolaboral.

Las crisis económicas de los países de Latinoamérica y el consecuente empobrecimiento de sus habitantes son las causas de que los extranjeros que llegan a España sean mayoritariamente latinoamericanos y que cada vez tengan menor cualificación. Según datos de la Cruz Roja, Ecuador ha pasado a suministrar el contingente más fuerte de inmigración, más de 450.000 ciudadanos, seguido por Marruecos y Colombia. El siguiente país de procedencia es Rumania, que abre la lista de los países de Europa del Este, también muy representado en España. Pero el Ministerio del Interior aporta datos opuestos, que sitúan a Europa a la cabeza de los lugares de origen de los inmigrantes. Según estos datos, poco más del 45 por ciento del total de residentes proceden del continente europeo, y aunque las personas de la Europa no comunitaria son cada vez más numerosas, el 87 por ciento del total de inmigrantes europeos pertenecen a la Unión Europea (UE). Por detrás de él se situaría el norte de África, principalmente Marruecos y Argelia, y el África subsahariana. En tercer lugar aparecen los procedentes de América, mayoritariamente de países iberoamericanos. Por último, hay un importante sector asiático, procedente de China y Filipinas. En cuanto al perfil sociolaboral, las personas que vienen a España están relativamente cada vez menos cualificadas o especializadas para un trabajo. Aunque también sucede que los niveles de estudios y los títulos profesionales de sus países de procedencia no se corresponden en la misma categoría con los españoles. Esta diferencia les hace más difícil tanto encontrar un trabajo como la integración en la sociedad. Una vez en nuestro país, los nuevos residentes se asientan en las zonas que acumulan mayor concentración de capital y de actividad económica: Madrid y Barcelona. En segundo lugar, las zonas de gran actividad agrícola como Málaga y Almería, acogen un gran colectivo de marroquíes. La zona de levante, especialmente Alicante, es el tercer lugar de asentamiento de inmigrantes en España, procedentes en su mayoría de la Unión Europea. El perfil personal mayoritario suele ser un varón, de entre 25 y 29 años, que viaja solo con la intención futura de reunir a su familia en el nuevo país de destino. Es una situación similar a la que vivieron los españoles en su condición de inmigrantes en los países europeos. En general, toda la zona mediterránea de la UE -Italia, España, Portugal y Grecia- han experimentado el cambio radical de proveer a ser receptores de inmigrantes. Los países de la zona central europea -Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Luxemburgo, Holanda y Austria- continúan siendo los principales focos de atracción.