Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SIN ESPINAS

Corazón frio, planeta caliente

Fotografía

Por Javier de la RosaTiempo de lectura2 min
Opinión28-10-2007

“El planeta se calienta porque el corazón del hombre está cada vez más frío”. De hecho el ambiente está muy caldeado. En las familias, donde impera la violencia doméstica. En los lugares de trabajo, donde el clima está muchas veces enrarecido por la crítica, la maledicencia y la insana competición entre compañeros. La temperatura es también muy alta en los colegios, donde la falta de respeto a los profesores y la agresividad de los jóvenes aumenta por miles de causas: videojuegos que les invitan a desahogarse atropellando a viejecitas o disparando con sus ametralladoras a todo bicho viviente; la televisión y el cine, cuyo objetivo es captar audiencia a cualquier precio aunque sea envileciendo y calentado el ánimo de cualquiera. Se creen que sólo se puede conseguir la acción con la violencia. La crispación política está al rojo vivo. Los insultos son la moneda de cambio que hierve la sangre de la gente y hace que muchos estallen como un volcán en discusiones de café o en las comidas familiares. El calentamiento es, sin duda global, como las imágenes que nos repite una y otra la televisión, donde un desalmado le calienta la cara con una patada a una chiquilla ecuatoriana. O el famoso YouTube de Internet, donde lo más creativo que se le ocurre a la gente es darle una paliza a alguien, grabarlo con el móvil y colgarlo en la red. ¡Claro! Y si dices esto, eres un catastrofista, te llaman cenizo. Eso sí, si te pones a hacer documentales y conferencias sobre el cambio climático, te dan el Premio Nobel de la Paz y el Príncipe de Asturias. Pero… Si el hombre de hoy no valora la vida y la dignidad humana ¿cómo aspirar a que cuide su planeta? Casi 900 millones de abortos en los últimos 70 años. Cada día más de dos millones de personas mueren de hambre en el mundo, cuando la ONU estima que entre todos podríamos producir comida suficiente para alimentar diariamente a 12.000 millones de personas, el doble de la población mundial. En España se divorcia un matrimonio cada 3 minutos, ¿ustedes creen que a esas parejas les debería preocupar separar la basura cuando lo que les distancia son los despojos del amor que conocieron? El corazón humano es el que necesita energía renovable, nuevos vientos que muevan su voluntad a hacer el bien, a cuidar al que tienen al lado y al que lo necesita. Ese el cambio de clima que hay que perseguir, lo demás vendrá por añadidura.

Fotografía de Javier de la Rosa