Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

SUCESOS

Se archiva por segunda vez el caso de Dónovan Párraga

Por Alfredo López ZamoraTiempo de lectura2 min
Sociedad31-03-2004

Dónovan Párraga tenía 12 años y desapareció en febrero de 2002 en Trijueque (Guadalajara). Tras numerosas investigaciones y casi un año después de la alerta nacional, se encontró un cráneo, otros restos óseos y las ropas del joven en una fosa séptica a 50 metros de su casa. A raíz de estos descubrimientos, las dudas sobre lo que ocurrió aumentaron, la muerte pudo ser un accidente, un suicidio o un homicidio.

Meses atrás, después de ser archivado el caso, la Audiencia Provincial de Guadalajara ordenó la reapertura de las investigaciones por defectos de forma en el procedimiento seguido por el Juzgado de Guadalajara. Al archivar el caso se consideró que la muerte de Dónovan fue accidental y no se debió a un homicidio, tal y como sostiene el padre del joven, Francisco Párraga. Ambos comparecieron el pasado lunes en una vista oral en la que los forenses y técnicos del Instituto Nacional de Toxicología de Madrid, los cuales realizaron las autopsias al niño, ratificaron la tesis de que Donaban cayó accidentalmente a una fosa séptica donde se ahogó. Estos informes oficiales son los que han llevado al juez instructor al sobreseimiento y archivo del caso de forma definitiva. Esta decisión va a ser recurrida por Marcos García Montes, abogado del padre de Dónovan Párraga al considerar que hay indicios suficientes para pensar que el pequeño fue asesinado. Se encontraron manchas de sangre en la ropa del niño al hallar sus restos, y en ningún momento se dieron indicios de arañazos. Las huellas que podrían haber guiado la investigación hacia un sentido u otro se vieron truncadas por las condiciones desfavorables que se desarrollan en una fosa séptica. Existe una fuerte actividad bacteriana y química y la putrefacción se desarrolla a pasos agigantados. A ello hay que añadir que las variaciones de temperatura del agua y ambiente a lo largo del tiempo aceleran aún más el proceso de descomposición. “Vamos a seguir luchando hasta las últimas consecuencias porque se trata de un homicidio”, afirmó García Montes. Por ello recurrirá el auto del Juzgado de Instrucción número tres de Guadalajara por archivar el caso, desde su punto de vista, de una forma inconclusa sin que se hayan desvelado las realidades que rodearon la muerte del pequeño. Marcos afirmó que Dónovan no murió accidentalmente y criticó “las prisas con las que el Juzgado que lleva el caso se quiere quitar el asunto y los pocos deseos que hay de llegar al fondo”. Prueba de esta rapidez radica en que el Ministerio Fiscal no estuvo presente en la vista celebrada el pasado lunes pese a que él pidiera expresamente su comparecencia para pode interrogar a los forenses que realizaron la autopsia a Dónovan.