Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Ibarretxe podrá ir a la cárcel

Por Alberto Pequeño SalgueiroTiempo de lectura2 min
España18-12-2003

Con 196 votos a favor, 100 en contra y seis abstenciones la reforma del código penal ya es una realidad. La mayoría absoluta del Partido Popular (con los votos de CIU y CC) ha sido lo único necesario para que la convocatoria de un referéndum ilegal sea castigado por la ley.

Lo que al principio fue una iniciativa hoy ya es una realidad. El Partido Popular, gracias a los votos de CIU y CC, ha conseguido cambiar 166 artículos del Código de 1995 e introduce doce nuevos tipos penales. Tanto el PSOE, IU, PNV y el Grupo Mixto han sido unánimes al criticar la nueva medida llevada a cabo por el Gobierno, la cual fue tachada por el portavoz socialista , Javier Barrero, de "insólita y alarmante". Con todos o con ninguno. Así es como ha conseguido reformar el Código Penal el Gobierno de José María Aznar, con su mayoría absoluta y los votos de CIU y CC. Sólo fueron necesarios 196 votos a favor contra 100 votos en contra para conseguir fijar con seguridad sus objetivos. La oposición ha dado su no rotundo a las nuevas medidas tomadas en soledad por el Gobierno español para luchar contra el Plan Ibarretxe. El Congreso de los Diputados fue el escenario para dar el sí a la reforma que tantas críticas ha recibido desde su propuesta. Una pancarta desplegada por los integrantes de IU, que ponía de manifiesto "todos a la cárcel", marcaba el no hacia la misma. Todos aquellos que convoquen un referéndum ilegal se enfrentarán a cinco años de cárcel, y esto, atañe principalmente al lehendakari Juan José Ibarretxe. Los populares iniciaron la batalla en defensa de su posición ante la reforma. "No se trata de meter a nadie en la cárcel, se trata de evitar que esos comportamientos que quiebran las reglas de la convivencia democrática se produzca, es lo que busca esta ley", alegó el ministro de Justicia, José María Michavila. El secretario de Libertades Públicas socialista, Juan Fernando López Aguilar, arremetió contra la postura popular criticando que "lo que no es posible es convivir con un Gobierno que se llena la boca de democracia y de Constitución que tiene en realidad diez mandamientos que se encierran en uno: el Gobierno siempre tiene razón y, si no la tiene, se modifica la ley para que la tenga". La portavoz del PNV, Margarita Uría, explicó que la abstención de su grupo (seis abstenciones) parlamentario a la hora de votar por la nueva reforma se debió al "endurecimiento progresivo de las penas" que se han producido durante su tramitación parlamentaria.