Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

IRÁN

Irán acepta las inspecciones sorpresa de la Agencia Internacional de la Energía Atómica

Por Salva Martínez MásTiempo de lectura1 min
Internacional21-12-2003

El compromiso se firmó el jueves pasado. Horas más tarde, Libia renunciaba a sus programas de armas de destrucción masiva. La actividad diplomática europea y estadounidense han logrado estos dos éxitos en materia de seguridad de la Comunidad Internacional.

Irán y Libia han acercado sus posturas a las exigencias de la diplomacia occidental. En el mes de octubre, los ministros de Exteriores francés, alemán e inglés se reunieron en la capital iraní, Teherán. Esa cita constituyó un acercamiento europeo con un país que forma parte de lo que la Administración actual de EE.UU. considera el eje del mal. A ese acercamiento le ha seguido que, desde el pasado jueves, Irán acepte los requisitos de la Comunidad Internacional en materia de energía atómica. Irán no aceptaba el protocolo adicional del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) desde que fuera firmado en 1997, pero sí tanto el Tratado del TNP (texto que data de 1970) como el Acuerdo de Garantías de 1974. Este último autorizaba el control de todo lo relacionado con la energía atómica en el país. Sin embargo, los controles por sorpresa eran rechazados por Teherán hasta que el pasado miércoles se pronunciara contra esta tendencia el director de la Organización de la Energía Atómica, Gholamreza Aghazadeh. La alocución de éste comprometía a su país para la firma del protocolo adicional del TNP. Otro director, el de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, Mohammed Elbaradei, calificaba la decisión iraní de “hecho histórico”. El caso de Libia muestra que el trabajo de la diplomacia en la sombra es muy eficaz. Tras nueve meses de negociaciones secretas el líder libio, Muamar el Gadafi, aceptó eliminar el programa de armas de destrucción masiva de su país bajo vigilancia de la Comunidad Internacional. Un hecho que no debe sorprender dadas las últimas informaciones aparecidas respecto a la colaboración de Libia en la guerra contra el terrorismo.