Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FÚTBOL

Campeones... pero sin título

Por Jaime MoraTiempo de lectura2 min
Deportes19-12-2003

Un gol de Fernandinho a falta de cuatro minutos echó por tierra todas las ilusiones de la selección española en el Mundial sub-20, disputado en los Emiratos Árabes Unidos. El combinado nacional supo imponerse a la rigurosa expulsión de Melli, y sólo la mala suerte le impidió reeditar el título de 1999. Colombia dio la sorpresa al ganar a Argentina, campeona de la anterior edición, por el tercer puesto.

Se repitió la historia: a la hora de la verdad, a la selección española nunca se le puede achacar que no de la cara, pero por uno u otro motivo, siempre se queda a las puertas de conseguir algo importante. Esta vez fueron una mala decisión arbitral y una dosis de mala suerte. La selección había ganado en semifinales a Colombia, la revelación del Mundial sub-20, por 1-0: un gol de penalti, obra de Andrés Iniesta, dio el pase a la final a España, tras un bonito partido en el que hubo ocasiones y buen juego por parte de ambos conjuntos. Pero llegó la final y nada más empezar, el central del Betis Juan Alberto Melli era expulsado tras un agarrón que, ni mucho menos, mereció la expulsión. España quedó un poco tocada anímicamente, y durante prácticamente toda la primera parte, el dominio fue de los brasileños. La reacción de los chicos de Armando Ufarte llegó en la segunda mitad, con un atrevimiento que, pese a la inferioridad, llegó a tutear a la todopoderosa canarinha. Las ocasiones no se materializaron en goles, y cuando ya todos pensaban que se llegaría a la prórroga, llegó la debacle. Brasil consiguió marcar en una jugada que nació de un saque de esquina e hizo inútil los intentos postreros de los españoles de marcar antes de la conclusión del partido. La Argentina de Andrés D'Alessandro entraba en la lista de favoritos, más aún tras ganar a España en el partido inaugural del Mundial, pues es una mina de oro a la hora de sacar jóvenes talentos. Sin embargo, la generación comandada por Fernando Cavenaghi no está a la altura de los Javier Saviola y Fabriccio Coloccini que ganaron el campeonato en 2001.Colombia consiguió el tercer puesto tras imponerse por 2-1 al combinado albiceleste, al que se mostró netamente superior. Los colombianos se llevaron el premio al juego limpio de la FIFA, mientras que el jugador emiratí Ismail Matar y el estadounidense Ed Johnson recibieron el Balón de Oro -al mejor jugador del torneo- y la Bota de Oro -al máximo goleador-, respectivamente.