Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

EXPOSICIÓN

El Museo del Prado conmemora a Mariano Fortuny

Fotografía Museo del Prado

Museo del Prado

Por Ane Armentia TouzaTiempo de lectura3 min
Cultura21-11-2017

Superdotado de la pintura al óleo, minucioso, detallista, espontáneo. Estas son algunas de las características que definen al artista español Mariano Fortuny, y por las que el Museo Nacional del Prado le ha querido homenajear, reservando para su obra una de sus salas más amplias. Al igual que su vida, su profesión está condicionada por los lugares a los que le envía el destino, que, a lo largo de sus 36 años de vida, quiso que se convirtiese en uno de los artistas más influyentes de Europa del siglo XIX.

Este lunes y hasta el 18 de marzo, las obras de Fortuny están citadas en las salas A y B del Edificio Jerónimos del Prado. La exposición monográfica reúne un total de 169 obras, de las cuales 67 nunca habían sido expuestas anteriormente fuera de sus colecciones, y otras doce son totalmente inéditas. Es la primera gran muestra que el Museo Nacional del Prado dedica a uno de los maestros españoles del XIX, así como la exposición más importante jamás montada en España; solo la que organizó en 2003 el Museo Nacional de Arte de Cataluña puede servir como antecedente.

El artista español no solo fue un superdotado de la pintura al óleo, también destacó en el dibujo y en las “artes menores”, como la acuarela, la aguatinta y el aguafuerte. La exposición recorre de manera cronológica los escasos 36 años de vida y obra del pintor, y presenta su mejor aportación a la cultura española y europea.

Huérfano a los seis años y con el apoyo único de su abuelo, Mariano Fortuny fue desarrollándose como artista. Pudo empaparse a fondo de la técnica del pintor Domènec Soberano, que, junto con su abuelo, favorecieron su formación artística. Siendo aún niño, Fortuny adquirió cierta noción de orfebrería, que le proporcionó la minuciosidad que en el futuro caracterizó su pintura. Con trabajo y esfuerzo, desde muy temprano empezó a destacar, llegando a convertirse en uno de los artistas más importantes del siglo XIX, después de Goya.

Fue en Barcelona donde recibió por primera vez formación oficial, para después trasladarse a Roma. Allí entabló amistad con otros artistas españoles y conoció a varios artistas italianos. En 1860, la Diputación de Barcelona encargó a Fortuny que viajara a Marruecos como cronista gráfico de la Primera Guerra de Marruecos. Esta etapa de su vida supuso un descubrimiento para él. Quedó deslumbrado por la luz norteafricana y encandilado por sus habitantes. Como consecuencia, pintó algunas de las obras más significativas de su producción, por ejemplo La batalla de Tetuán, expuesta en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona. Una vez de vuelta en Roma, solicitó el regreso a África para hacer un estudio de la luz. Este viaje tuvo mucha influencia en su estilo, que se tornó más oriental.

Su afición por la tauromaquia impulsó su interés por los valores plásticos y por la mezcla de color, elegancia y brutalidad del universo taurino. Obras como Corrida de toros. Picador herido, expuesta en el Museo Carmen Thyssen, en Málaga, captan la sensación de fuerza y de dramatismo de los protagonistas. Poco después pintó uno de sus cuadros más famosos: La vicaría, que se guarda en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona, y que es considerada el clímax de su carrera. 

Hacia 1870, Fortuny se trasladó a París, donde contempló las obras del Museo del Louvre, y del Museo de Luxemburgo. Hasta el 21 de noviembre, fecha en que falleció, su estilo y el virtuosismo técnico de su obra lo convirtieron en un gran pintor que con tan solo 36 años influyó a toda una generación de pintores europeos. La atención constante a los detalles y a juegos de luces, plasmada con un toque de pincel aparentemente libre y espontáneo, eran los aspectos que más caracterizaron al artista español. Ahora, en 2017, el Prado, uno de los museos más relevantes de España, busca resucitar la figura de uno de sus artistas más reconocidos, y lo hace desde este lunes y hasta el 18 de marzo.