Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Gana y es líder

Hamilton se pasea en territorio Ferrari

Por Luis PrietoTiempo de lectura2 min
Deportes03-09-2017

Monza es el templo de Ferrari, pero Hamilton corrió como si fuese su casa. Ante los fieles 170.000 "tifosi" que llenaban las gradas el inglés ganó como le gusta, dominando de principio a fin. Con Bottas como su gran guardaespaldas Hamilton recuperó el liderato del Mundial a costa de un Vettel que salía sexto y se tuvo que confirmar con entrar en el podio.

La carrera fue de esas que sabe a poco al espectador pero que gusta a todo piloto. La locura que se vivió durante la clasificación contrastó mucho con la tranquilidad del domingo, con una salida sin un solo toque y pocas sorpresas entre los favoritos. Hamilton partía primero acompañado por Stroll y Ocon, dos aviones sobre el agua que fueron a menos en una carrera en seco que se les hizo muy larga. El joven Stroll estuvo a punto de dar la sorpresa adelantando a Hamilton en la primera curva pero el respeto que impone el inglés fue la mejor defensa ante un ataque que bien pudo haber cambiado la carrera.

Por detrás Bottas arrebataba la ilusión a los dos "chavales" y se colocó en una segunda posición que ya no soltaría. Kimi recordó al de años atrás durante las primeras vueltas, lanzándose a todo coche que veía y con un ritmo solo superado por los Mercedes, pero la carrera le acabó devolviendo a su dura realidad: dejó pasar al líder de su equipo y finalizó en un gris quinto puesto. 

La emoción, una vez más, la puso Ricciardo. El Red Bull volaba con super blandos y a punto estuvo de superar a un Vettel que acabó viendo el tercer puesto como agua bendita. El alemán no brilló como esperaba su público, siempre a remolque y algo falto de ritmo, y cede el liderato mundial quedándose con 235 puntos, a tres de los 238 que tiene Hamilton. El inglés corre que da gusto y parece que si logra salvar los sábados y salir desde la pole este Mundial llevará de nuevo su nombre. 

La imagen negativa fue, una vez más, Fernando Alonso. Los dos McLaren salían último y penúltimo e hicieron todo cuanto pudieron por remontar, pero el coche no acompaña nada. Vandoorne rozaba los puntos cuando se vio obligado a abandonar a falta de 19 vueltas por culpa del dichoso motor Honda. Alonso, con problemas en la caja de cambios, se las tuvo tiesas con Palmer que le adelantó de forma irregular y no le devolvió la posición. Cuando el coche no tira y la mente está en otro sitio las cosas salen como salen. Al margen de los resultados todas las miradas están puestas en esa posible ruptura Mclaren - Honda, lo que sería una motivación primordial para un Fernando que se está cansando de correr para nada. 

Las cosas no fueron mejor para Sainz que, con un Toro Rosso falto de todo, vio como era imposible luchar por acercarse a los puntos y acabó en decimocuarta posición. Corren malos tiempos para los pilotos españoles que están teniendo la mala suerte de conducir mejor que nunca con coches que no les merecen.