Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FÓRMULA 1

Hamilton aguanta a un correoso Vettel y Alonso abandona

Por Luis PrietoTiempo de lectura2 min
Deportes27-08-2017

El GP de Bélgica fue una carrera más de un Mundial que tiene dos dueños claros. Hamilton y Vettel pelearon en pista por una victoria que se acabó llevando el piloto de Mercedes, que reduce así la ventaja con Vettel a 7 puntos. Un Mundial apasionante para Ferrari y Mercedes y una auténtica pesadilla para McLaren y su dichoso motor Honda, que volvió a dejar tirado a un Alonso que estalló contra su equipo. El divorcio parece total.

Fernando, que dio otra clase de cómo salir bien, se colocó en los puntos al comienzo de carrera y fue perdiendo posiciones poco a poco a medida que iba fallando el motor. Honda no encuentra soluciones y Alonso explotó contra su equipo tras un nefasto pit stop. La perdida de potencia fue total y el asturiano se vio obligado a finalizar la carrera antes de tiempo, y con el de hoy ya van siete abandonos esta temporada. Alonso maneja un coche que parece ir a pedales y la escudería empieza a estar harta de las quejas del español, justificadísimas por otra parte.

En la pelea por la victoria Hamilton encontró su versión más paciente y pudo aguantar a Vettel en unas últimas vueltas de infarto. Mercedes evoluciona pero Ferrari parece ir un paso por delante y en las rectas es donde más se nota. Lewis aguantó lo que no está escrito para evitar ser adelantado por Vettel en la vuelta 32, donde el Ferrari era la sombra del Mercedes, y ganó el pulso psicológico para hacerse con la victoria y recordar siete puntos que saben a más.

Bottas fue el claro ejemplo de la debilidad que atraviesa Mercedes. Kimi y Ricciardo le adelantaron sin mayor problema y engrandecieron el trabajo de un Hamilton que cada vez maneja mejor las situaciones de desventaja. La decepción, junto con Fernando, fue Verstappen, que corría en casa y tuvo que abandonar por una rotura. 

La buena noticia, una vez más, fue Sainz y su perseverancia. Salió decimotercero y a falta de un coche competitivo escogió una estrategia diferente, con una primera parada muy larga y remontando hasta adelantar a Stroll y rascar un punto. Carlos suma y sigue: una nueva carrera donde acaba por delante de su compañero y una demostración de que puede dar un salto a una escudaría más grande en cuanto le dejen, porque talento le sobra. 

El Mundial se aprieta y todo parece indicar que el título se decidirá en Abu Dabi. Ferrari es la escudería más potente y fiable pero la experiencia de Hamilton y sus excepcionales sábados nos depararán, seguro, una lucha a dos increíble.