Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Hacienda

Montoro y Rajoy defienden su amnistía fiscal en el Congreso

Por Javier Álvarez LagoTiempo de lectura2 min
Economía21-06-2017

Tanto la Sesión Plenaria de por la mañana como la Comisión de Hacienda de por la tarde han estado presididas por el “debate” de esta cuestión y, especialmente, por la exposición de las diversas interpretaciones de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que la ha declarado inconstitucional. Y es que Margarita Robles, en su primera intervención como portavoz del grupo socialista en esta Cámara, le ha recordado al Gobierno que la medida acometida por el PP supuso, según la sentencia, “la abdicación del Estado” ante el fraude fiscal.

Por ello, la sentencia, ha insistido Margarita Robles, declara que se ha colocado a un grupo pequeño de individuos en una situación de superioridad con respecto al resto de la ciudadanía, vulnerando el art.31.1 de la Constitución. Así, afirmando que el Gobierno ayuda a unos en perjurio de muchos, pregunta al presidente del Gobierno “¿con que fuerza moral va a pedir a los ciudadanos que contribuyan, en un momento como en el que estamos, a las cargas tributarias?”.

Mariano Rajoy, que ha respondido personalmente a la portavoz del PSOE, ha defendido la amnistía principalmente por dos vías: remarcar que lo que el TC ha declarado inconstitucional es el procedimiento utilizado y reafirmar que acometer la amnistía fue una tarea, si bien difícil de realizar, absolutamente necesaria por hallarse el país en esos instantes en una “situación límite” debido a la herencia socialista recibida. Asimismo, ha remarcado que durante la presidencia de Felipe González también se acometieron dos amnistías (la de 1984 y la de 1991), así como ha distingido entre estas y la suya afirmando que esta era la única necesaria por el contexto, además de ser la única que ha recaudado dinero.

Y es que, según las cifras ofrecidas por Montoro, se han recuperado para las arcas públicas 1.500 millones de euros, insistiendo en que la medida permite la “regularización fiscal” pero que no tiene la capacidad de borrar delitos. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas ha remarcado que, pese a que esta medida era difícil de tomar, por ser impopular, “cuando tienes que hacerlo, tienes que cumplir con tu responsabilidad”. Por otra parte, ha comparado este caso con el de la subida del IVA que tan poco gustaba al propio Montoro.

Sin embargo, tanto PSOE como UP han pedido la dimisión del ministro, así como han afirmado que le reprobarán, al igual que ya hizo la Cámara con el ministro de Justicia Rafael Catalá. Desde las filas del partido del puño y de la rosa se ha dicho que Montoro debe dejar su puesto “para devolver la decencia a la política española”. Por último, el diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, además de criticar la medida, ha querido insistir en que se deberían dar a conocer los nombres de los favorecidos.