Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TERRORISMO

Al menos 26 muertos en un ataque contra coptos en Egipto

Por Luis ArtolaTiempo de lectura4 min
Internacional26-05-2017

Este viernes se producía un nuevo ataque contra la comunidad cristiana egipcia cerca de la localidad de Al Adua, al sur de El Cairo. El atentado, perpetrado por varios hombres con uniforme militar, ha ocasionado al menos 26 muertos, aunque fuentes de la iglesia ortodoxa hablan de hasta 35, por el momento, y casi tres decenas de heridos que han sido trasladados a hospitales cercanos. El estado de emergencia decretado no ha evitado la masacre que se suma a otros atentados por radicales islamistas en los últimos meses.

Un nuevo ataque contra cristianos coptos ha sacudido Egipto este viernes. Se estima que al menos 26 personas han muerto y otras 25 presentan heridas de diferente consideración como resultado de un atentado perpetrado por un grupo de hombres contra varios autobuses de cristianos coptos en la localidad de Al Adua perteneciente a la provincia de Minya y a unos 350 kilómetros al sur de El Cairo. La mayoría de las víctimas del ataque armado son niños. La iglesia ortodoxa egipcia, no obstante, eleva ya el número de fallecidos a 35.

Según ha informado el Ministerio del Interior a través de un comunicado emitido por la agencia oficial de noticias, MENA, un grupo de entre ocho y diez hombres uniformados, armados y encapuchados que permanecían ocultos en una colina cercana a una carretera dispararon contra los vehículos, dos autobuses y una furgoneta, en los que viajaban las víctimas. Según ha informado la cadena local Al Arabiya, los atacantes emplearon metralladoras en el atentado. Posteriormente los terroristas huyeron en tres "todoterreno". Por tanto, y según las informaciones recibidas a través de fuentes locales, se trataría de una emboscada. De todas formas, aún no se ha producido reivindicación del atentado por parte de ningún grupo armado.

Los heridos fueron trasladados a tres hospitales cercanos, en los pueblos de Al Adua, Magaga y Bani Mazar, todos en la provincia de Minia. Ante este nuevo episodio cruento, el presidente egipcio, Abdelfatah Al Sisi, convocaba una reunión de urgencia para reforzar la seguridad en la zona y otras susceptibles de ser atacadas. Asimismo, ha ordenado las garantías necesarias para la atención de los heridos y las medidas policiales que aseguren el arresto de los asaltantes. La ofensiva tuvo lugar precisamente en una de las regiones egipcias que cuenta con mayor número de comunidades cristianas y en un momento que supone el inicio del mes sagrado musulmán, el Ramadán. Los fieles coptos que representan la comunidad cristiana más grande de Oriente Medio, constituyen alrededor del 10% de la población egipcia.

Los adeptos de la Iglesia Ortodoxa Copta se encaminaban hacia el monasterio de San Samuel, en la villa de Al Adua que alberga hasta cinco iglesias. No es la primera vez que el Estado Islámico arremete contra la comunidad cristiana egipcia. Además el grupo yihadista cuenta con un territorio base en la provincia del Sinaí desde hace tres años a la que denominan Wilaya Sina desde donde se propician y organizan los ataques a los civiles. Esta filial atacaba inicialmente a miembros de las fuerzas de seguridad aunque han ampliado su ratio desde finales del pasado año y ya sobrepasan la zona perteneciente al valle del Nilo.

Así pues, en diciembre de 2016 se producía la primera masacre contra la comunidad copta de Egipto en las proximidades de la catedral de San Marcos, en El Cairo, después del estallido de una bomba instalada en el cuerpo de un terrorista suicida y que finalizó con 29 muertos. El pasado 9 de abril, durante la celebración del Domingo de Ramos, se llevaban a cabo sendos ataques de manera simultánea contra dos iglesias sitas en Alejandría y en Tanta. En los atentados fallecieron 46 personas y más de un centenar resultaron heridas.

A partir de ese momento se decretó el estado de emergencia en el país durante, de momento, tres meses y que fue refrendado por el Parlamento. Coincidiendo con este nivel de alerta ordenado por el presidente de Egipto, Al Sisi, el jefe de Estado del Vaticano, el Papa Francisco visitó el país árabe y manifestó su unión y apoyo a los cristianos egipcios a través de una misa a la que asistieron miles de fieles a los que llamó a resistir y en la que abogó por el "diálogo interreligioso con Al Azhar". No obstante, a partir de esta convocatoria, la sucursal del ISIS en el país ordenó incrementar los ataques en relación con dichas reuniones.

Egipto se encuentra cercado desde hace varios años por una ola de violencia que se robusteció tras el golpe de Estado ejecutado por el actual presidente, Al Sisi, en 2013. A la dictadura militar resultante y que da muestras de una activa represión a la población detractora se ha incorporado y asentado el terrorismo radical islamista que acrecienta la crisis política, religiosa y social en la que vive inmersa el país y, fundamentalmente, la minoría cristiana.