Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ESTADOS UNIDOS

El Papa pide a Trump que sea un "instrumento de paz"

Por Luis ArtolaTiempo de lectura3 min
Internacional24-05-2017

La breve estancia del presidente de EEUU en Italia ha estado protagonizada por su primer encuentro con el Papa Francisco en el Vaticano. La reunión, de media hora, tuvo como punto común la importancia de colaboración entre la Santa Sede y EEUU en temas fundamentales como la salud o la inmigración además del compromiso con la paz. Posteriormente y, tras entrevistarse con el presidente de Italia, ha recibido al primer ministro para dialogar sobre la necesidad de unidad del G-7 en el congreso que se celebrará este fin de semana.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, continúa con su primera gira internacional en la que ya ha visitado países como Arabia Saudí, Israel y Cisjordania, pertenecientes a Oriente Medio y donde se ha reunido con los principales mandatarios para afianzar las relaciones de dichas naciones con Estados Unidos y potenciar el compromiso de paz y estabilidad. Este martes Trump y su "troupe" llegaban al aeropuerto Fuimicino de la capital italiana, Roma, donde esperaba la delegación italiana con Angelino Alfano, ministro de Exteriores al frente, así como otros representantes del Vaticano.

A primera hora de este miércoles, el presidente estadounidense se reunía en el Vaticano, en el Palacio Apostólico y a puerta cerrada, con el Papa Francisco en un corto encuentro de menos de 30 minutos para visitar posteriormente la basílica de San Pedro y la Capilla Sixtina. Se trata de la primera reunión, muy esperada, entre ambos jefes de Estado y en la que destacaron "la necesidad de paz".  La asamblea venía precedida de los diversos desencuentros referidos a las diferentes políticas e ideologías de los dos mandatarios en materias importantes como la lucha contra la pobreza o la inmigración, por la que el Papa criticó con dureza la idea de levantar un muro en la frontera de México.

Durante el encuentro han hablado de la convergencia de la negociación política y el debate religioso en temas de actualidad internacional y con especial atención al estado actual de Oriente Medio.  Asimismo ambos expresaron su afán de establecer una cooperación cercana entre la Iglesia Católica y Estados Unidos en materia sanitaria, educativa y en asistencia a los inmigrantes. Posteriormente al encuentro el Vaticano emitía un comunicado oficial en el que manifestaba "la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los EEUU, así como el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia".

Después de la entrevista tuvo lugar el intercambio de regalos en el que no faltó por parte del pontífice el tradicional medallón con una rama de olivo, símbolo de la paz, así como una copia firmada del mensaje que pronunció y rubricó en las Jornadas Mundiales de la Paz celebradas en enero de este año. Además le entregó al presidente Trump los libros que ha editado y le explicó las materias de los mismos "uno es sobre la familia, otro sobre la alegría del Evangelio y el tercero sobre el cuidado del medio ambiente".

El Papa Francisco enfatizó en su mensaje y manifestó que dichos obsequios eran signos que evidenciaban su deseo de que el mandatario norteamericano sea un  "instrumento de paz".  Los regalos del presidente norteamericano a Jorge Mario Bergoglio consistieron en una colección de libros de Martin Luther King, líder del movimiento por los derechos civiles y asesinado en 1968, que fueron seguidos del agradecimiento a las palabras del obispo de Roma. "No olvidaré lo que me ha dicho" ha sentenciado al abandonar la sala.

Después de la reunión bilateral, Donald Trump se entrevistó con representantes diplomáticos como el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin y con el secretario para las relaciones con los Estados, el arzobispo Paul Richard Gallagher. Posteriormente, en el palacio del Quirinale, tuvo lugar el encuentro de Trump con el presidente de Italia, con una duración de algo menos de una hora.

Finalmente, el último encuentro oficial ha tenido lugar con el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, en la residencia del embajador de EEUU en Roma.  En la breve reunión han dialogado sobre la cumbre del Grupo de los Siete, el G-7, que se celebrará en Taormina, Sicilia, los próximos 26 y 27 de mayo. Han hablado sobre la necesidad de unión de los países más desarrollados y su compromiso frente al terrorismo.

Tras ello, Donald Trump y su comitiva se han dirigido al aeropuerto de Roma rumbo a Bruselas para recorrer las instalaciones de la Alianza Atlántica junto a otros líderes y asistir mañana jueves a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN. Allí pronunciará su discurso ante miembros de la Alianza Atlántica.