Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Manchester

Los explosivos del ISIS vuelven a detonar en Europa

Por Claudia ZamoraTiempo de lectura2 min
Internacional23-05-2017

Al menos 22 personas han fallecido y otras 59 han resultado heridas en un atentado durante un concierto de la artista Ariana Grande en Manchester. El autor de la masacre ha sido Salman Abedi, un joven de 22 años nacido en la ciudad británica. La familia del terrorista llegó al Reino Unido huyendo del régimen de Muaamar Gaddafi en Libia. El autor detonó un artefacto de fabricación casera en medio de la multitud en el MEN Arena. El autodenominado Estado Islámico ha reivindicado el ataque.

Los últimos atentados yihadistas se produjeron con armas o vehículos. El 22 de marzo de este año en Londres un terrorista embistió su automóvil contra la gente que se encontraba en el puente de Westminster y luego intentó interrumpir en el Parlamento británico armado con un cuchillo. El ataque saldó con cinco muertos y 50 heridos.

El 19 de diciembre de 2016, un camión se introdujo a gran velocidad en un mercadillo navideño de Berlín y provocó la muerte de 12 personas y 50 fueron heridas.  El 14 de julio de julio de ese mismo año, un camión embistió a una multitud que se encontraba en el Paseo de los Ingleses, en Niza, celebrando la Fiesta Nacional de Francia. 84 personas murieron en el ataque y 300 resultaron heridas.

Pero otra vez Europa vuelve a sufrir atentados terroristas con explosivos. Desde el 2004, los crímenes terroristas han sido continuos en los países europeos y especialmente, en los últimos dos años. El 11 de marzo de 2004, 10 explosiones coordinadas en trenes de cercanías, cuyo destino era la estación de Atocha de Madrid, acabaron con la vida de 192 personas y dejaron 1.857 personas heridas. Este atentado fue el mayor crimen ocurrido en España. Afines a Al Qaeda fueron quienes ocasionaron los atentados y justificaron sus hechos como una venganza contra España por su actuación en la guerra de Irak.

El 7 de julio de 2005, cuatro terroristas se inmolaron en un ataque perpetrado en Londres. Las explosiones tuvieron lugar en el metro y en un autobús y provocaron la muerte de 52 personas y acarrearon 700 heridos. La autoría de los ataques fue reclamada por Al Qaeda.

El 11 de marzo de 2012, Mohamed Merah, quien se describió como un simpatizante de Al Qaeda, asesinó a tres militares franco-magrebíes en Toulouse y después acabó con la vida de tres niños judíos y una profesora en una escuela. El 24 de mayo de 2014, Bruselas sufrió un primer ataque cuando un hombre armado asesinó a cuatro personas en el Museo Judío de la capital belga.

En 2015, París sufrió dos atentados yihadistas. El 7 de enero, dos hombres asaltaron la redacción del semanario Charlie Hebdo y tirotearon a 12 personas. Meses más tarde, el 13 de noviembre, un grupo organizado de yihadistas hicieron estallar explosivos a las afueras del estadio de fútbol, atacaron la sala Bataclan y asaltaron con rifles una conocida zona de ocio de la ciudad. 130 personas fallecieron y 350 quedaron heridas.

El 22 de marzo de 2016, 32 personas fallecieron y 300 resultaron heridas en dos atentados yihadistas en el aeropuerto de Bruselas y en el metro.

El 7 de abril de 2017, tres personas perdieron la vida en la capital sueca al ser atropelladas por un camión. Cuatro días antes, se produjo un atentado suicida en el metro de San Petersburgo provocando la muerte de 14 personas.