Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

NBA

Los orgullosos Celtics reviven en Cleveland

Por Fernando GarcíaTiempo de lectura2 min
Deportes22-05-2017

Victoria visitante en el partido más emocionante de las semifinales de conferencia. Con la baja de su jugador estrella, el base Isaiah Thomas, y la paliza recibida en el segundo encuentro, los de Boston supieron rehacerse y se llevaron un trabajado triunfo contra los Cavaliers gracias a un gran Smart y un heroico triple de Avery Bradley con el tiempo practicamente cumplido.

Noche heroica para Boston. Los playoffs más accidentados de los ‘orgullosos verdes’ parecían a punto de finalizar su andadura. La lesión de Isaiah Thomas, descartado para toda la serie, se unía a la paliza del segundo partido, la segunda mayor de postemporada para el equipo de Massachuses. Pero la magia del orgullo del equipo más laureado de la NBA cambiaron el curso del choque y ponen emoción a una ronda de semifinales demasiado desigualada.

El partido acabó con 108-111 favorable a los de Brad Stevens, pero muchos aficionados debieron perderse este desenlace, ya que el choque comenzó como los dos anteriores, que cayeron del lado de los Cavaliers. Con la ausencia de Thomas, los locales se prepararon para un plácido partido, y la primera mitad parecía aventurar su acierto.

Un Kevin Love estelar acribillaba a los de verde desde el triple, y la ventaja se fue a los 21 puntos. El ala-pívot cuajó un buen partido, con 28 puntos, 10 rebotes y 7 de 13 en triples. Pero su nivel bajó después de su gran inicio, y el liderazgo en ataque cayó poco a poco en el acierto de Kyrie Irving, que anotó 29 tantos.

Los Celtics parecían desarmados, hasta que apareció un héroe inesperado. El base Marcus Smart, titular por la baja de Thomas, dirigió con magistral tino la remontada de los suyos. Especialista en defensa, su acierto sorprendió a los locales, y sus 27 puntos, cimentados en un 7 de 10 en tiros de tres, desarmó la resistencia local. Poco a poco los Cavs se diluían en el peor partido de LeBron James en la postemporada (se quedó en 11 tantos), hasta que Boston culminó la remontada, adelantándose en el marcador.

Con tres puntos de ventaja, los de Stevens parecían dejar sentenciado el duelo, pero un gran triple de Irving a falta de diez segundos igualaba el choque y lo encaminaba a la prórroga. Los Celtics no se resignaron, y una gran jugada de pizarra de Brad Stevens fue correctamente ejecutada por Avery Bradley, que en la última décima de segundo del encuentro encestaba un triple milagroso.

Con la victoria de los Celtics, los campeones de la Conferencia Este se aseguran volver a Boston al haber recortado distancias, y el 2-1 de la serie da lugar a la esperanza frente a un equipo como el de Cleveland, hasta ahora muy superior a los verdes. El próximo partido se disputará nuevamente en el pabellón de los Cavaliers, y una nueva victoria visitante podría dar la épica que ha faltado a unos playoffs muy desiguales.