Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CASO GÜRTEL

Aguirre reconoce posibles sobrecostes de actos institucionales

Por Luis ArtolaTiempo de lectura3 min
España20-04-2017

Esperanza Aguirre, expresidenta de la Comunidad de Madrid, ha acudido la mañana de este jueves a la Audiencia Nacional para declarar por el caso Gürtel. Aguirre se ha desvinculado de la organización de la logística de los actos propagandísticos y ha negado conocer a Correa y sus empresas. Ha hablado de posibles sobrecostes de los numerosos actos llevados a cabo. Se ha felicitado por su gestión de la Comunidad madrileña. A su salida ha declarado a los medios sentirse "conmocionada" ante la detención de su antigua mano derecha, Ignacio González.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre ha prestado declaración este jueves en calidad de testigo tras acudir al Juzgado que investiga el caso Gürtel. Aguirre ha respondido a las preguntas sobre la corrupción que inundó su administración. La expresidenta ha negado su vinculación con las diligencias de Alberto López Viejo en los actos institucionales y ha dicho no conocer a Francisco Correa ni sabía de la existencia de sus empresas.

Sin embargo, ha reconocido la posibilidad de pago de sobrecostes de los numerosos actos que corrían a cargo de las empresas de Correa. Pero ha defendido su ausencia de participación en cualquiera de estos procesos al asegurar que no contaba con ningún tipo de competencia a la hora de la contratación de las empresas. Únicamente se preocupaba por dar a conocer los actos a los que asistiría, el discurso que pronunciaría y las personas que debían acompañarla.

Aguirre ha explicado que "los actos a los que asistía yo, se celebraron todos. Hubo otros. ¿Que se cobró en exceso y que ése es el problema que se ve en este tribunal?. No digo que no, pero los actos se celebraron". Ha añadido que durante nueve años no tuvo conocimiento de cuáles eran las empresas que organizaban cada uno de esos actos. Ha asegurado que no trató nunca ni siquiera con los empleados de Correa para la organización de dichos actos. Asimismo ha negado considerar a López Viejo como un hombre de su confianza.

De hecho, la fiscal Concepción Nicolás ha insistido en su relación con Alberto López Viejo, considerado el hombre de la Gürtel de la comunidad madrileña. A pesar de su escasa relación, ya que según ha manifestado, únicamente le conocía por su dedicación a la organización de actos para el PP nacional, ésta le asignó el cargo de Consejero de la Presidencia. Ha declarado asimismo que le creyó cuando le desmintió que contratase siempre empresas de la Gürtel y ha reconocido su equivocación al no comprobar este hecho.

Uno de los baluartes de la trama Gürtel fue el gran número de actos producidos desde que Esperanza Aguirre llegó al cargo de presidenta de la Comunidad de Madrid. Varios testigos ya habían declarado que llegaban a realizarse hasta tres actos propagandísticos diarios. La expresidenta ha respondido a esto que ella solo decidía los actos a los que asistiría por razones "políticas y de oportunidad" y que la proposición de dichos actos provenía de las distintas consejerías. Ante ello no ha dejado pasar la oportunidad de acreditar su labor de gestión durante los nueve años que se mantuvo en el cargo de presidenta de la Comunidad madrileña.

A lo largo de su intervención ha reiterado su no participación en la logística de los actos que se realizaron. No recuerda ni siquiera a quienes se ocupaban de la iluminación o el sonido, únicamente a quienes se encargaban del teleprompter porque "ésas siempre eran las mismas". Ha insistido en su desconocimiento de los precios de la organización de los actos y ha justificado la celebración de algunos de ellos con muy poco tiempo de antelación ante hechos imprevistos, como el atentado del 11M. Por ello ha defendido a los empleados encargados de estas funciones porque en ocasiones el escaso tiempo les llevaba a saltarse algunas gestiones.

Esperanza Aguirre ha recalcado la atribución a si misma del descubrimiento de la trama Gürtel "sin saberlo" tras la negociación de la venta de unos terrenos en Majadahonda que terminó con la dimisión del alcalde de la localidad, Guillermo Ortega.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid tras su declaración y ante la detención de Ignacio González, entre otros, en la Operación Lezo, ha expresado, a la salida del tribunal de la Audiencia Nacional, sentirse conmocionada tanto si es culpable por haber depositado su confianza como si es inocente "por el calvario que estará pasando". No obstante, ha querido desvincularse de las diligencias en la Comunidad durante el mandato de Ignacio González.