Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Ópera

Le Malentendu fluye con la electrónica gracias a los Teatros del Canal

Por Paula Segura RamírezTiempo de lectura2 min
Cultura27-03-2017

Teatros del Canal ha presentado al público el estreno en Madrid de 'Le Malentendu', una ópera de cámara basada en la obra teatral homónima de Albert Camus. Este montaje, que se ha organizado junto al Teatro Real, cuenta con la dirección musical de Walter Kobera y la música de Fabián Panisello. Todo un despliegue de medios donde electrónica e instrumentación fluyen dentro de la obra que se desarrolla en las cuatro paredes de los teatros del Canal.

Le Malentendu es un clásico de Albert Camus sobre el hogar, la vuelta a casa. Ahora, toma la forma de ópera de cámara y, como tal, no basta sólo con el sentimiento, sino que requiere de un tratamiento especial: está pensada para cuatro cantantes, un actor y una orquesta de cámara, al mismo tiempo que plantea un innovador uso de la relación entre el texto y la electrónica, la amplificación y la instrumentación en las tablas. Pero, sobre todo, mantiene la esencia y el idioma original del autor. El hecho de mantener el francés, idioma original de la obra homónima de Camus, hace de este acto una interpretación fría y encorsetada. Sin embargo, no pierde la profunda belleza que esconde y a la que le ha dado forma Juan Lucas, autor del libreto.

La obra ha formado parte de la programación que el Teatro Real y los Teatros del Canal tienen en común. Kristjan Johanneson, Gan-Ya Ben Gur Akselrod, Anna Davidson, Edna Prochnik (los cantantes) y Dieter Kschwendt (el actor), acompañados de la Orquesta Titular del Teatro Real, han sido los cinco encargados de dar vida a este dramático malentendido en su estreno en Madrid. Cada personaje sugiere un mundo, hecho que ha facilitado la labor electroacústica de Fabián Panisello, conocido por trabajos como Libro del frío, Gothic songs o L'officina della resurrezione, quien ha conseguido gracias al trabajo realizado entre el Teatro Colón de Buenos Aires, la Ópera de Cámara de Varsovia, el Festival de Otoño de Varsovia, la Neue Oper Wien y el Centre National de Création Musicale de Niza, una lectura diversa del papel de los personajes en la obra y al mismo tiempo una percepción equilibrada.

El estreno de este tipo de obras ha permitido que el género se afiance de tal forma que los patronatos operísticos, como el Teatro Real, hayan incrementado sus propias subvenciones públicas de 28 millones de euros en 2009 a los actuales 13 millones de euros. Este decrecimiento ha demostrado que se están realizando esfuerzos por acoger a un público más amplio y tiene, sobre todo, el objetivo de sacar adelante en esta legislatura una nueva Ley de Mecenazgo dentro del sector.