Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Estados Unidos

El próximo objetivo de Trump es una reforma fiscal

Por Claudia ZamoraTiempo de lectura2 min
Sociedad25-03-2017

Donald Trump padece su primer fracaso como presidente de Estados Unidos. Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes retiraron, el pasado viernes, el proyecto de ley para reformar el sistema sanitario de Estados Unidos. La retirada se comunicó tras conocer que no tenían el apoyo necesario para aprobar la reforma y acabar con el “Obamacare”. De nada sirvieron las presiones y amenazas de Trump a los congresistas.

La contrarreforma sanitaria de Donald Trump se articula en cuatro medidas. La primera es la eliminación de un impuesto que se adiciona al IRPF. Este impuesto grava las inversiones financieras de los ciudadanos que posean unos ingresos brutos de más de 188.000 euros al año.

La expansión de la cobertura sanitaria de la reforma se ha financiado con ese tributo. Además de una pequeña expansión del impuesto que financia el “Medicare”, es decir, el sistema público-privado que cubre la atención médica a los ciudadanos de tercera edad.

La segunda medida es la eliminación de la expansión del “Medicaid”, otro programa público-privado, que favorece a las personas de ingresos bajos. Este sistema es sufragado por el Gobierno federal. La tercera disposición se basa en la derogación de las multas que se establecieron en el año 2010 para aquellas personas que no dispongan de un seguro médico privado. Dichas multas alcanzan los 653 euros por persona al año. La cuarta medida consiste en regular los servicios que las aseguradoras pueden rechazar y las obliga a designar más a la atención médica de sus consumidores.

En numerosas ocasiones el presidente de Estados Unidos ha dejado ver su descontento con la reforma sanitaria que el expresidente Barack Obama firmó en 2010. Durante una reunión en la Casa Blanca los presidentes de los distintos comités de la Cámara de Representantes, Trump dijo que debían “actuar ahora para salvar a los estadounidenses del desastre de la implosión de Obamacare”. Además el mandatario advirtió que “si no actuamos para salvar a los estadounidenses de estas ruinas”, haciendo referencia a la reforma de Obama, “hará que todo nuestro sistema de salud se derrumbe junto a ella. Si no hacemos nada, millones de estadounidenses inocentes resultarán dañados”.

Durante su campaña y tras llegar al poder Donald Trump prometió un seguro de salud para todos los ciudadanos estadounidenses. “Vamos a tener seguro para todos”, afirmó el presidente en unas declaraciones para la CBO (Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso) el 15 de enero de 2017. “Las personas cubiertas por la ley pueden esperar tener una gran atención sanitaria. Será de una forma mucho más simplificada, menos costosa y mucho mejor”, añadió Trump.

Tras su derrota, Trump ha vuelto a usar su cuenta de Twitter para manifestarse. “Obamacare explotará y todos nos uniremos y montaremos un gran plan de salud para la gente. ¡No se preocupen!, publicó el dirigente republicano.

Trump dijo este viernes que ahora centrará sus esfuerzos en la reforma fiscal. “Ahora vamos a ir a por la reforma fiscal”, indicó en declaraciones desde el Despacho Oval. “Probablemente vamos a empezar a actuar muy fuerte para conseguir grandes recortes fiscales. La reforma fiscal será lo próximo”, añadió el presidente de Estados Unidos.