Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Afganistán

Un ataque al hospital militar de Kabul deja 30 muertos

Por Paloma SztrancmanTiempo de lectura2 min
Internacional08-03-2017

Desde que se ha producido el atentando, el número de víctimas mortales ha ascendido, por lo que hay más de un treintena de personas fallecidas y se calcula que más de 50 personas habrían resultado heridas. El ataque se ha producido en el hospital Sardar Mohammad Daud Khan, una de las instalaciones más novedosas del país que tiene una capacidad para 400 personas y que por lo general se dedicaba al tratamiento y cuidado de militares.

Según las fuerzas policiales, el ataque se dio sobre las 9h de la mañana, cuando un coche se acercó a las instalaciones del hospital. En el vehículo iban cuatro hombres vestidos como médicos, y uno de ellos detonó un explosivo para acceder al edificio. Posteriormente, el resto de implicados accedieron al hospital, recorriendo todas las plantas del inmueble y disparando sin distinción a pacientes y empleados. "Un hombre vestido con una bata blanca ha entrado en la sala y ha empezado a disparar contra nosotros" ha declarado uno de los supervivientes a los medios afganos. 

El Estado Islámico se ha atribuido el ataque. Ashraf Ghani, presidente de Afganistán, ha declarado que "los terroristas han atacado nuestro servicio sanitario matando a pacientes, doctores y gente inocente". A continuación, ha querido tranquilizar a los ciudadanos afganos, afirmando que "este acto atroz no quebrantará nuestra voluntad y nos dará fuerzas para seguir combatiendo a los terroristas". 

El líder afgano no ha sido el único que se ha mostrado consternado ante el ataque. Los responsables de Médicos sin Fronteras, consideran que el ataque supone "una agresión contra instalaciones médicas y personal sanitario que es inaceptable y constituye una grave violación del Derecho Internacional Humanitario". A esta declaración luego han añadido que "los hospitales deben ser lugares seguros para que los doctores atiendan debidamente a las personas enfermas y a los heridos. Todo el mundo tiene derecho a recibir tratamiento y atención médica en condiciones de seguridad, ya sean mujeres, hombres, menores o heridos en combate". 

Pese a la gravedad del asunto, no es el primer ataque terrorista que se da en Kabul en los últimos meses, ya que la semana pasada hubo dos ataques suicidas en un centro policial. Y el pasado mes de febrero se produjo un ataque en el parking del Tribunal Supremo de la capital afgana, atentado que se saldó con 30 muertos y 80 heridos. Los hechos contrastan con las declaraciones de Estados Unidos sobre la ocupación del ISIS en Afganistán, ya que creen que el Estado Islámico tan solo controla un 57% del país.