Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Estados Unidos

Obama decreta la expulsión de 35 diplomáticos rusos

Por Paloma SztrancmanTiempo de lectura2 min
Internacional30-12-2016

Las duras medidas impuestas por la Casa Blanca se deben a las pruebas halladas por agencias de Inteligencia estadounidenses. En ellas, Rusia trató de influir en los resultados de las pasadas elecciones presidenciales desfavoreciendo la candidatura de Hillary Clinton mediante ataques cibernéticos. Antes de que se conociesen los resultados, Obama llegó a afirmar que "pocas cosas pasan en Rusia sin la aprobación de Vladímir Putin", por lo que una de sus primeras sentencias relacionadas con este asunto es la expulsión en menos de 72 horas de 35 diplomáticos rusos.

Los individuos y sus respectivas familias contra los que se ha ordenado la expulsión se hallan en el consulado ruso de San Francisco (California) y en la embajada de Washington. 

Otras sanciones que ha dictado la Administración de Barack Obama afectan a dos agencias de Investigación rusas: El FSB (Servicio Nacional de Seguridad) y el GRU (Servicio de Inteligencia Militar). Las mismas sanciones también afectan a tres empresas que de acuerdo con el Gobierno estadounidense, eran las encargadas de proveer material, apoyar los ataques informáticos y ser tapaderas de operaciones. Las empresas son Zor Security, el Centro de Tecnologías Especiales y la Asociación Profesional de Diseñadores de Sistemas de Procesamiento de Datos. 

También se ha ordenado el cierre de dos centros rusos localizados en los estados de Maryland y Nueva York. Se cree que ambas sedes eran empleadas por el Gobierno de Rusia para llevar a cabo sus actividades de inteligencia. "Estas acciones no son la suma total de nuestra respuesta a las agresivas actividades de Rusia" declaró Obama, a lo que añadió lo siguiente: "Seguiremos ordenando una serie de acciones en el momento y lugar que elijamos, pero no todas serán difundidas". 

El presidente electo Donald Trump respondió de forma breve a las medidas decretadas por su antecesor. ”Es hora de que nuestro país avance hacia cosas más grandes y mejores. Sin embargo, en el interés de nuestro país y de su buena gente, me reuniré con los líderes de la comunidad de inteligencia la próxima semana para que me actualicen sobre los hechos de esta situación” declaró Trump, quien tendrá el poder de decidir si mantiene o retira las sanciones mencionadas. 

En el seno del partido republicano, se ha mostrado apoyo hacia las medidas tomadas por Obama aunque hay cierta crítica. Paul Ryan, el Presidente de la Cámara de Representantes, culpa a la administración de que las represalias hayan llegado tarde y que ejemplifican "la ineficaz política exterior, culpable de dejar a Estados Unidos más débil ante los ojos del mundo". El senador John McCain exige que se tomen más medidas ya que considera a Putin una "amenaza" para el orden mundial.

Putin ha declarado que no va a ordenar la expulsión de nadie con el pretexto de no privar a nadie de disfrutar las fiestas navideñas. Tampoco responderá ante las sanciones propuestas, sino que esperará hasta el próximo 20 de enero cuando Trump llegue a la Casa Blanca. "Es una pena que la Administración del presidente Barack Obama termine su trabajo de esta manera, pero, a pesar de todo, les deseo a él y a su familia un feliz Año Nuevo" añadió el dirigente ruso. El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha afirmado que las medidas dictadas por el Gobierno de Obama no quedarán impunes y que responderán a ellas de manera recíproca.