Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

MUNDIAL DE COREA Y JAPÓN

Dos clásicos y dos invitados sorpresa

Por Roberto J. MadrigalTiempo de lectura2 min
Deportes22-06-2002

Brasil y Alemania no terminan de jugar bien, pero no les ha importado. Turquía tampoco tiene demasiados argumentos para no decir que las semifinales del Mundial le saben a poco, mientras que Corea del Sur, después de derrotar a España, apuesta por el ataque pero tiene jugadores más limitados, se disputarán el primer Mundial asiático.

Brasil no enamora, pero a pesar del empeño de su técnico, Felipão, en jugar con cinco defensas, está entre las cuatro mejores del mundo. Después de pasar la primera fase con comodidad en el grupo C y de eliminar a Bélgica con más apuros de los que debería, lo único claro es que Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho Gaúcho son el verdadero argumento de la selección canarinha. Sin embargo, el delantero del París Saint Germain fue expulsado en el partido de cuartos de final contra Inglaterra. Su rival en semifinales no se fía, ya que sufrieron los errores arbitrales y el teatrazo de Rivaldo en el primer partido. Después de eliminar a Japón en octavos de final y a Senegal en cuartos, Turquía es una fiesta, pero es un rival muy limitado: sólo su capacidad para mantener su portería a cero y la inspiración de Hasan Sas y Bastürk le pueden permitir dar la sorpresa contra los todopoderosos brasileños. La otra semifinal tiene un aspecto similar, con una Alemania que pasó de deslumbrar en su estreno a defenderse descaradamente para mantener el resultado contra Estados Unidos. Los de Rudi Völler son un equipo mediocre, pero han sabido aprovechar al máximo los detalles del punta Klose, del veloz Neuville y la capacidad de Ballack para resolver las jugadas de estrategia. Con todo, el combinado germano sólo debe temer de su rival en semifinales la actuación arbitral: Corea del Sur es la primera selección asiática que alcanza las semifinales, pero se ha beneficiado de los árbitros, que anularon goles decisivos a sus dos rivales en octavos y cuartos de final, Italia y España respectivamente. Su seleccionador, Guus Hiddink, es héroe nacional en Corea y el único que apuesta por un esquema ofensivo, con tres defensas, y que no duda en lanzarse al ataque en los momentos de dificultad, ya que los coreanos no tienen ninguna presión y todo lo que consigan será un logro. La FIFA ha reconocido errores puntuales de los colegiados, pero su portavoz, Keith Cooper, fue contundente a la hora de negar la existencia de un complot para favorecer a los coreanos. Aun así, cambiará el proceso de designación e impedirá que el colegiado y los asistentes sean de distintos países. De momento, los árbitros que dirigirán las semifinales serán dos europeos curtidos: el suizo Urs Meier y el danés Kim Milton Nielsen.