Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

FRANCIA

El primer ministro francés, Jean Pierre Raffarin, amplía su Gobierno

Por Ángela González RodríguezTiempo de lectura1 min
Internacional20-06-2002

La victoria del centroderecha en las elecciones legislativas ha supuesto el final de la cohabitación política, solución que no satisfacía a la mayoría de los franceses. La nueva ministra de Industria, Nicole Fontaine, ha señalado que era "una buena cosa" el final de la cohabitación política en su país gracias a la victoria del centroderecha en las elecciones.

"Durante un tiempo los franceses estuvieron contentos con la cohabitación porque lo consideraban una cosa pragmática y que no tenían todos los huevos en el mismo cesto", explicó la política francesa y eurodiputada, Nicole Fontaine. Ante las expectativas desatadas por la creación del nuevo Gobierno, el propio Raffarin ha descrito su equipo, que acoge "nuevas sensibilidades", como "una unión de competencias y un espíritu de apertura" destacando su "calidad humana" y su "coherencia". Al "núcleo" inicial de 15 ministros -entre los que se incluyen algunos de los más destacados representantes neogaullistas como Nicolas Sarkozy (Interior), Françoise Fillon (Asuntos Sociales), Dominique Perben (Justicia), Dominique de Villepin (Exteriores) y Michele Alliot-Marie (Defensa)- Raffarin ha añadido 12 nuevas caras, entre ellas centroliberales partidarios de Chirac. El nuevo Gabinete contará con un total de 38 miembros, de los cuales 10 son mujeres. Entre éstas destacan la ex presidenta del Parlamento europeo y actual eurodiputada francesa, Nicole Fontaine, que ha sido nombrada ministra de Industria; la astronauta Claudie Haigneré, como ministra de Investigación y Nuevas Tecnologías; y la ex miembro del Consejo Constitucional francés Noelle Lenoir, nombrada al frente del Ministerio de Asuntos Europeos, en sustitución de Renaud Donnedieu de Vabres. En lo que refiere a los socialistas, la primera crisis interna se ha producido cuatro días después su fracaso electoral. El detonante ha sido la elección del presidente del Grupo Parlamentario Socialista, cargo al que aspiraba Fabius, quien finalmente ha presentado su dimisión y permitido la elección de Jean Marc Ayrault, próximo al primer secretario del Partido Socialista, François Hollande. Los dirigentes del ala izquierda afirman que Fabius ha renunciado en favor de Hollande a cambio de convertirse en el portavoz del partido. Las corrientes izquierdistas se niegan a aceptar un reparto del poder entre Hollande y Fabius, lo que ha suscitado nuevas protestas y contradicciones en el seno del partido.