Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

LATINOAMÉRICA

Caracas acusa a Bogotá de "conspiración"

Por Vera CidTiempo de lectura2 min
Internacional30-05-2012

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el dirigente opositor venezolano, Henrique Capriles, mantuvieron este miércoles en la Casa de Nariño una "reunión privada" de hora y media. Para Diosdado cabello, jefe de la Asamblea Nacional venezolana, se trata de una "agresión". Caracas ha acusado a Bogotá de “conspirar” tras esta reunión, a la que también ha asistido la ministra de Exteriores colombiana, María Ángela Holguín.

Colombia y Venezuela, que comparten una porosa frontera en la selva, registran periódicamente crisis en sus relaciones. Estas fueron especialmente tensas en algunos periodos de los mandatos de Hugo Chávez y Álvaro Uribe, aunque con su sucesor Santos se habían mejorado notablemente, como se demostró en los funerales en marzo del líder venezolano. De hecho, el chavismo había mostrado su irritación previa al encuentro de Capriles con Santos por la supuesta entrevista que el opositor venezolano había mantenido también con Uribe, que en los últimos tiempos se ha distanciado del que fuera su delfín escorándose más hacia la derecha. Maduro acusó hace unas semanas a Uribe de querer asesinarle. Capriles ha negado que Uribe estuviera en su "agenda transparente" de encuentros, que sí incluyó a los presidentes de las dos cámaras colombianas. El líder conservador venezolano, que impugnó las elecciones del pasado 14 de abril que Maduro ganó con un margen de un 1,5 por ciento de los votos, denunció la debilidad de las instituciones venezolanas y dijo que esa realidad debe "prender las alarmas" en los organismos internacionales. Por su parte, el canciller Jaua anunció además que Maduro pidió el regreso a Venezuela de su representante en La Habana para el proceso de paz en Colombia, Roy Chaderton, para evaluar la participación de Caracas en esas negociaciones entre Bogotá y las FARC, aunque aclaró que aún no se ha tomado una medida al respecto. "Es lamentable para ambos pueblos" que mientras el Gobierno de Venezuela "está haciendo esfuerzos denodados" para lograr la paz en Colombia, a cambio "reciba como respuesta de las instituciones del Estado colombiano en Bogotá el aliento y el estimulo a quienes pretenden desestabilizar la paz en Venezuela". Por su parte, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, dijo que su Gobierno tratará "de manera directa" los temas diplomáticos con Venezuela, en respuesta a las críticas de Caracas por la reunión entre Santos y Capriles.