Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CINE

La Academia de Cine premia a Gutiérrez Aragón

Fotografía Arantxa Luengo

Arantxa Luengo

Por Rita CasdeloTiempo de lectura1 min
Espectáculos17-10-2012

"La gente del cine es muy generosa y la Academia recoge ese espíritu". Manuel Gutiérrez Aragón, director, guionista y literato recibió muy emocionado, la mañana del pasado miércoles la Medalla de Oro de la Academia de Cine. Un reconocimiento que premia toda su carrera. González Macho, presidente de la Academia de Cine acompañó al homenajeado, al que recibió entre halagos ante los medios.

Gutiérrez Aragón reconoció que aunque echa mucho de menos a la gente del cine "por el momento he decidido aguantarme. Añoro a los equipos, de los que he absorbido la fuerza y el dinamismo y en los que siempre me he apoyado. Los llevo en el corazón”. Un corazón que llenaba de sus emociones la sala, algo que, hasta el momento solo ha conseguido él en el prójimo con sus trabajos. Aunque poco a poco el cine español pierde fuelle, el homenajeado ha reconocido que son los técnicos los que ponen más granitos de arena ante la situación. "Nunca se dice suficiente del nivel de calidad del cine español, que sigue gozando de una excelente salud", recordando al mismo tiempo algunas de los trabajos que, este año, esperan llenar salas extranjeras. La noche se llenó de gala, pero la política cultural del Gobierno sigue siendo criticada por muchos, entre ellos el Partido Socialista. Fue Ángeles González-Sinde, ex ministra de cultura y productora quien reconoció a LaSemana.es que lo más importante es la "interlocución con los sectores, conocer muy bien cómo trabaja cada una de las áreas de las artes y la cultura y trabajar muy de la mano de los administrados". Al mismo tiempo recalcó la necesidad de conocer las necesidades que en estos momentos viven los diferentes sectores, además de administrar los recursos. Por su parte, Enrique Cerezo también dio sus claves para un buen futuro del cine español: que las películas funcionen, que la gente vaya al cine y que se puedan producir películas. Unas conclusiones que se alimentan entre sí y, si falla una, la cadena se rompe.