Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

ISLAM

Las caricaturas de 'Charlie Hebdo' abren la brecha entre Oriente y Occidente

Por Rafael GarcíaTiempo de lectura3 min
Internacional23-09-2012

Las diferentes mentalidades de Oriente y Occidente están cada vez más lejos de una solución. Con la publicación de las caricaturas en la revista Charlie Hebdo y la película La inocencia de los musulmanes las protestas han cobrado fuerza y mientras que para unos es un ejercicio de la libertad de expresión para otros es una ofensa grave que debe ser castigada con dureza.

En Occidente las opiniones están divididas. El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, defendió al semanario diciendo que viven “en un Estado donde la libertad de expresión y el respeto del orden son indisociables” y que el deber es “garantizar la libertad de expresión e impedir cualquier desorden público”, pero el gobierno francés añade que "cuando se es libre, hay que medir el alcance de la palabra" En la calle hay opiniones divididas. El 39 por ciento de los franceses desaprueba la publicación de caricaturas de Mahoma mientras que el 37 por ciento lo encuentra "positivo" y un 24 por ciento se reserva su opinión, según una encuesta del instituto demoscópico TNS Sofres Las caricaturas han abierto una brecha, algo que critican tanto la ONU como El Vaticano. el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colvie, advirtió de que estas caricaturas son un arma de doble filo porque “el núcleo del debate es la libertad de expresión, pero también la incitación al odio”. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirma que “la libertad de expresión no sirve para provocar y humillar los valores y las creencias de otros pueblos” y califica de “vergonzosas” las caricaturas. De la misma forma, El Vaticano, cree que la publicación de las caricaturas supone "echar más gasolina al fuego", especialmente después del ataque perpetrado contra la embajada de EEUU en Libia donde murió el embajador estadounidense Chris Stevens y otros tres funcionarios. Por este motivo, El Vaticano mantiene la esperanza de que "la comunidad internacional sea capaz de encontrar las mejores vías para continuar con su empeño para favorecer la paz en Libia y en todo Oriente Próximo". En el otro frente están los países musulmanes. Egipto fue uno de los países que se pronunció mediante una protesta pacífica y contó con la participación de muchos cristianos coptos entre la abundante mayoría musulmana. Desde la política, el presidente del Partido Justicia y Libertad, Essam Erian, dijo desde El Cairo (Egipto) que rechazan y condenan “las caricaturas francesas que deshonran al profeta así como cualquier acción que difame las creencias sagradas”. Además, el portavoz des Hermanos Musulmanes, Mahmoud Ghozlan, afirma que “si alguien duda el Holocausto ocurrió, se les encarcela, pero si alguien insulta al Profeta, sus compañeros o el Islam, la mayoría de las veces lo que se hace es pedir disculpas en dos palabras. No es justo ni lógico". En el Líbano el clérigo salafista Nabil Rahim explica que las caricaturas eran muy insultantes y que esto podría derivar en nuevas olas de violencia. "Por supuesto que va a hacer enfadar aún más. Esto aumentará las tensiones, que ya estaban peligrosamente altas", según afirma Reuters. Los escenarios más violentos fueron Irán y Pakistán. Los grupos más radicales provocaron grandes disturbios cerca de colegios y embajadas de Francia y Estados Unidos, donde se aumentó la seguridad. Los enfrentamientos con la policía en Islamabad provocaron unos17 muertos y 200 heridos. Incluso el ministro de Ferrocarriles paquistaní, Ghulam Ahmad Bilour, ofreció 100.000 dólares a quien matase al autor de la cinta.