Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

POLÍTICOS DE LA TRANSICIÓN

La Constitución se ve amenazada por el separatismo y la negación de la Monarquía

Por Selene PisabarroTiempo de lectura3 min
España19-09-2012

La Constitución española de 1978, todavía vigente, fue obra del diálogo y el consenso de una Ponencia de siete diputados conocidos como padres de la Constitución. Pertenecían a cinco partidos políticos diferentes pero lograron redactar un texto constitucional que reconstruyera la España de después de la dictadura franquista.

Un 6 de Diciembre de 1978 se aprobaba la Constitución española. Con ella, comenzaba una nueva etapa tras la muerte de Franco, era la Transición Española. Los autores, llamados “padres de la Constitución” eran siete personas que representaban a los cinco partidos políticos existentes. Tres de ellos, Gabriel Cisneros Laborda, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo eran de la Unión de Centro Democrático (UCD). Manuel Fraga Iribarne formaba parte de Alianza Popular (AP) mientras que Gregorio Peces-Barba era del PSOE. Además, Miquel Roca i Junyent procedía de CiU y, Jordi Solé Tura, del Partido Comunista Español (PCE). Han pasado treinta y cuatro años desde aquel miércoles en el que se logró el consenso para transformar España en un Estado Social y Democrático de Derecho. Sin embargo, con la muerte de Peces-Barba el pasado mes de julio, de aquellos siete “padres”, ahora tan solo quedan tres. En 2007 murió el primero de ellos, Gabriel Cisneros, al que le siguieron Jordi Solé y Manuel Fraga. Ahora, los tres protagonistas que aún viven, se han retirado del mundo político. Miguel Herrero y Rodríguez es miembro permanente del Consejo de Estado, José Pedro Pérez-Llorca ejerce de abogado y Miquel Roca ocupa la presidencia del Consejo de Administración de su despacho de abogados. LA CONSTITUCIÓN DE LA CONCORDIA Con la Constitución, los siete ponentes pretendían establecer el régimen básico de los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, así como la separación de poderes e instituciones. Esta, de 1978, es la primera que se alcanza en España por consenso, algo que muy pocas veces se había conseguido. Además, es la que tiene mayor vigencia en la historia de la nación. Sin embargo, en los últimos años, el país se ha visto sometido a diversas opiniones que van en su contra. Una de ellas es que España es un Estado y tiene una Monarquía Parlamentaria. Desde el año 1975, Don Juan Carlos de Borbón es Rey de España. Numerosas personas y partidos políticos no están de acuerdo con esto ya que abogan por una república. La Carta Magna establece también una organización territorial que está basada en las autonomías de municipios, provincias y comunidades autónomas. Hace varios días, el país se ha visto envuelto en polémica respecto a la independencia que solicita la comunidad autónoma de Cataluña. Miles de catalanes se han manifestado a favor de escindirse de España. La respuesta del Gobierno y del Rey ha sido clara, para ellos, es inviable y no va a suceder, entre otras cosas por el juramento de hacer cumplir la Constitución. No solo los catalanes plantean esta propuesta sino también el País Vasco y Galicia aunque en menor medida. La declaración de Gredos, un toque de atención El 7 de octubre de 2003, los mismos siete redactores del texto constitucional se volvieron a reunir con motivo del veinticinco aniversario del referendo popular. Los ponentes se reunieron en el Parador Nacional de Gredos. Era el mismo lugar donde, varios años antes habían acordado la Carta Magna. Uno de ellos, Jordi Solé Tura, no pudo reunirse con ellos por motivos de salud, pero suscribió la declaración desde su casa. Ese día, manifestaron que estaban orgullosos y llenos de alegría por volverse a reunir y por la confianza que los ciudadanos y los partidos políticos habían depositado en ellos. Allí, firmaron y leyeron un texto en el que llamaban a los españoles a respetar los valores, principios y reglas establecidos en la Constitución. También explicaron que, en caso de modificación de la Carta Magna, se debe realizar con el mismo espíritu de consenso con el que ellos la elaboraron.