Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CASO SPANAIR

La Audiencia archiva la investigación penal de Spanair

Por Raquel GonzálezTiempo de lectura2 min
Sociedad19-09-2012

La investigación penal del accidente del avión de Spanair, ocurrido en el aeropuerto de Barajas (Madrid) en agosto de 2008, ha sido archivada este miércoles por la Sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid. Los dos autos de los magistrados Pilar de Prada y Carlos Fraile han dictado que la responsabilidad del siniestro no corresponde a los técnicos, sino a los pilotos que murieron en el momento ya que se les olvidó accionar “la palanca de control de flaps y slats”, los alerones situados en las alas que ayudan al avión a elevarse. Además, los tribunales han acordado que los trámites para las indemnizaciones de las víctimas se harán por lo civil.

Los jueces de la Audiencia Provincial de Madrid, Pilar de Prada y Carlos Fraile, han decidido archivar la investigación penal del accidente de avión de Spanair ocurrido en 2008. Los autos emitidos este miércoles concluyen que la responsabilidad del siniestro no es imputable a los técnicos Felipe García y José Antonio Viñuelas, a quienes el juez Javier Pérez les acusó de 154 homicidios imprudentes y 18 lesiones, sino que recae sobre los fallecidos pilotos del aparato por una “errónea” actuación. El auto del tribunal ha determinado que los mecánicos pudieron cometer la imprudencia de no revisar a fondo la avería en el RAT (sonda que mide la temperatura exterior) pero, aseguran, que no existe prueba alguna que establezca relación entre dicha avería y el accidente. “No hay imputación objetiva porque no hay indicios racionales de que la desconexión de la alimentación del calefactor averiado afectase a el sistema TOWS”, alarma que avisa a los pilotos si se les olvida activar algún mecanismo, “generando un riesgo que contribuyese al resultado”. En esta línea, sostienen los magistrados, la conducta “imprudente” corresponde a los pilotos, quienes olvidaron accionar “la palanca de control de flaps y slats”, los alerones de las alas que ayudan al avión a despegar y “tras un repaso de forma descuidada y torpe de las tres listas de comprobación que contenían diversos apartados esenciales para el despegue”. Por esto, los autos consideran esta actuación como la causa directa del accidente, por lo que ha decidido retirar las actuaciones penales que afectan a los técnicos y señalan que, al estar muertos los responsables del siniestro, solo se puede actuar contra Spanair a través de la responsabilidad civil. Esto supone la apertura de un procedimiento civil para indemnizar a las víctimas de la tragedia. Las aseguradoras, quienes han de abonar un total de diez millones de euros, aproximadamente, a los damnificados, ya han realizado acuerdos con unas veinte personas perjudicadas. Por su parte, los autos detallan que no cabe ningún recurso ordinario en contra de la decisión de la Sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid.