Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Kabul

Fin del asalto talibán sobre Kabul

Por Caterina CrespoTiempo de lectura1 min
Internacional14-09-2011

Tropas de la ISAF casi cien agentes especiales de las fuerzas armadas de Afganistán han acabado este miércoles con los fuertes ataques de los talibanes, rodeando el foco del conflicto, el cuartel de la OTAN. De esta forma ha tenido lugar el mayor ataque empezado por los talibanes en la capital afgana. El ataque ha terminado con 15 muertos seis de ellos de insurgentes y 23 heridos. Y el asedio en Kabul ha durado casi veinte horas. "La operación acaba de concluir y seis terroristas murieron a manos de la policía, los detalles sobre las víctimas serán anunciados más tarde", ha difundido el portavoz Sediq Sediqqi en Twitter. Desde la embajada española, llegan palabras de consuelo para los españoles, pues en un primer momento no hay que lamentar heridos. Cabe recordar que los ataques comenzaron con el lanzamiento de un cohete junto a la legación española, en concreto, cerca de la Agregaduría de Defensa.

Uno de los primeros objetivos de los terroristas fue el distrito de la ciudad que acoge las embajadas. Después de que un grupo de terroristas se movilizara en una céntrica plaza de Kabul para atrincherarse y disparar a las fuerzas de seguridad afganas. Los insurgentes lanzaron desde la azotea del edificio “cohetes” contra el distrito de las embajadas, en especial contra el cuartel general de la ISAF (las fuerzas de la OTAN) y la embajada de Estados Unidos. De hecho, Estados Unidos envió dos helicópteros 'Black Hawk' artillados que a la vez que sobrevolaban sobre los insurgentes, les decían por altavoces que procediesen a rendirse si no querían ser atacados. Por su parte los insurgentes hicieron caso omiso y siguieron lanzando cohetes más potentes y el ataque se prolongó. La Policía afgana mató, sucesivamente, a los cuatro talibanes que se hallaban en este inmueble y a cuatro insurgentes que se unieron al ataque en otros lugares de Kabul y que murieron cuando intentaban activar sus cargas explosivas. Los testigos cuentas que múltiples explosiones se escucharon en la Plaza Abdul Haq, desde donde sale la carretera a Jalalabad y que conecta con el célebre Camp Phoenix, así como con el complejo de Naciones Unidas y de la policía europea. Según la población pasaron miedo y además sabían que tenían granadas y chalecos bomba. Se ha detallado que, de los civiles heridos, dos son niños, que fueron alcanzados por la onda expansiva de un cohete, que afectó a la furgoneta en la que viajaban.