Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Grecia

El actual fondo de rescate puede comprar deuda de los países

Por Caterina CrespoTiempo de lectura3 min
Internacional21-07-2011

Este viernes ha tenido lugar la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro con la finalidad de concretar un acuerdo para facilitar el rescate de sus socios. Sobre todo para pactar las reglas que ayuden a Grecia. El borrador del Eurogrupo contempla permitir que el actual fondo de rescate compre deuda de los países en los mercados secundarios para aliviar las presiones de los inversores sobre ellos, siguiendo las actuaciones del Banco Central Europeo. La única opción que han descartado es la del impuesto a la banca como opción para involucrar al sector privado en la nueva ayuda a Grecia.

El Fondo Europeo de Estabilidad Financiera,(FEEF) está dotado con 440.000 millones de aportaciones directas de los socios de la moneda única, aunque una pequeña parte ya ha sido desembolsado para los rescates a Irlanda y Portugal. Los préstamos ya concedidos a Grecia 110.000 millones euros hasta 2012 no están incluidos dentro de este fondo, ya se están desembolsando como créditos bilaterales. Según el borrador de la cumbre, otro acuerdo es que Grecia y el resto de países rescatados pagarán menos por estos préstamos y tendrán más tiempo para devolverlos. Además se está barajando rebajar el tipo de interés al 3,5% y alargar el plazo a 15 años, frente al 4,5% y siete años y medio de vencimiento que está dispuesto actualmente, es decir, un ajuste del 22%. Esta mejora de las condiciones se aplicaría no sólo a Grecia, sino también a Portugal e Irlanda. Precisamente, según el borrador, este último país ha mostrado su disposición a participar en la directiva de armonización de impuestos, lo que implicaría concesiones en su bajo tributo de sociedades. Acompañado de un mecanismo que asegura unos incentivos apropiados para implementar el programa, incluyendo acuerdos de garantías en aquellos casos que sea apropiado. El FEEF podrá proporcionar líneas de crédito como precaución a los países de la zona euro, incluyendo aquellos que no se encuentran en los programas de rescate de la UE y del FMI. El borrador indica además que las conversaciones con el sector privado sobre su implicación en un segundo paquete de rescate para Grecia continuarán con tres las opciones todavía encima de la mesa: el canje de bonos, su renovación o la recompra. El modo en que la banca participará en el nuevo programa todavía es una incógnita, aunque el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho a su llegada a la cumbre que "no se excluye la posibilidad de un impago parcial". La finalidad es: reforzar la capacidad del fondo para recapitalizar a las entidades griegas, ya que entre ellas acumulan más del 60% de la deuda pública de su país. Además, según Bloomberg, se podría otorgar una garantía a esa deuda para que las entidades puedan seguir presentando como aval esos activos ante el Banco Central Europeo a cambio de liquidez. Respecto a las agencias de calificación crediticia, el borrador del Eurogrupo muestra su acuerdo en que existe una "sobredependencia" de los "rating" externos, por lo que pide propuestas a la Comisión Europea. El presidente Francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han llegado a un acuerdo después de más de seis horas de negociación, a la que ha asistido también el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet. En ella es donde se ha descartado la opción de crear una tasa bancaria, algo que ha ratificado Juncker. Esta alternativa había ganado fuerza en los últimos días porque era una de las formas de conseguir una aportación sustancial de las instituciones financieras sin que fuese considerado como un impago por las agencias de rating. La propuesta contemplaba gravar con un 0,0025% el total de los activos de los bancos de la zona euro.