Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

Sanidad

Alemania acusa a los pepinos españoles de causar el brote de la bacteria

Fotografía
Por Caterina CrespoTiempo de lectura2 min
Sociedad27-05-2011

En los últimos días y sobre todo en las últimas horas han aparecido en Europa casos de infección por un brote de una peligrosa variante de la bacteria "Escherichia coli Enterohemorrágica", que ha cobrado por el momento tres vidas en Alemania, y hay 800 infectados, 60 de ellos graves, según ha informado el Instituto Robert Koch de Berlín, principal organismo epidemiológico del país. Los casos diagnosticados de SUH (síndrome urémico hemolítico), es decir, de desarrollos graves de esta infección, se deben en un principio, al consumo de pepinos procedentes de España. Germen, cuya cepa ha sido identificada como la variante O104H4, como los que por regla general se registran en todo un año. Pero la bacteria no solo está en Alemania, los Ministerios de Sanidad de Dinamarca y Suecia han informado de 17 casos confirmados en personas que habían viajado previamente a Alemania. Según han anunciado este viernes las autoridades sanitarias alemanas, el brote infeccioso tiene su origen en pepinos procedentes de España comercializados a través del mercado central de Hamburgo, en el norte de Alemania.

El foco infeccioso fue detectado tras realizar pruebas, entre otras verduras, con cuatro pepinos escogidos aleatoriamente de la oferta del mercado central de Hamburgo, de los que tres resultaron ser españoles uno de ellos de cultivo biológico. Ni las consecuencias de la bacteria ni si los afectados pueden contagiar se sabe. Tampoco si hay más verduras contagiadas por la bacteria. La propia Comisión Europea ha reconocido este viernes que la contaminación de los pepinos españoles que han causado un brote de bacteria intestinal en Alemania pudo producirse fuera del país de origen. Mientras tanto, la Unión de Consumidores y Usuarios (UCE) recuerda que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha confirmado que se trata de un lote de pepinos específico y que "no hay ningún caso asociado a este brote en España, por lo que el consumo de esta hortaliza debe seguir siendo el habitual". No obstante ahora más que nunca hay que seguir las indicaciones de lavar varias veces la verdura que se vaya a consumir cruda y guardarla en los lugares donde mejor se conserve. Pero lo bacteria no sólo está afectando a los infectados, los agricultores alemanes se están viendo obligados a destruir verduras por valor de dos millones de euros diarios ante la imposibilidad de dar salida a las partidas como consecuencia del brote, según han informado las asociaciones de agricultores alemanes. Desde España, la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha comparecido este viernes para explicar que no hay pruebas de que el origen del brote letal de la bacteria intestinal Escherichia coli detectado en Alemania esté en una partida de pepinos españoles exportados a ese país, tal como asegura Alemania. Además, el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, ha anunciado que España ha elevado una queja ante Alemania y la Unión Europea por la gestión del brote de E.coli. Puxeu ha lamentado que la primera denuncia haya saltado directamente a la prensa, en lugar de canalizarse a través de la red de alertas preceptivas, de la inmovilización del producto y de la localización de los focos. La psicosis alemana contra los pepinos está afectando a todas las frutas y hortalizas españolas. Empresas exportadoras de Málaga y Almería han confirmado que Alemania está cancelando todos sus pedidos pese a que aún no se ha determinado en qué momento de la cadena agroalimentaria se produjo la infección. A todo esto, la Comisión Europea ha reconocido que la contaminación de pepinos españoles pudo producirse fuera de España