Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CONCILIACIÓN

España debe restablecer el equilibrio entre vida laboral y familiar según la OCDE

Por Bianca DennehyTiempo de lectura5 min
Sociedad27-04-2011

España debe mejorar el equilibrio entre la vida laboral y familiar, según apunta un informe de la OCDE, que además destaca la inexistencia de suficientes guarderías fuera del horario escolar y que hay que incentivar a las mujeres con hijos para que éstas no abandonen la vida laboral.

Las guarderías fuera de los horarios escolares tienen un servicio que "es limitado y muchos padres" y se valen de otros medios "informales" como los abuelos que se ocupan de sus nietos. "A las familias en España les resulta difícil combinar trabajo y vida familiar", afirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Además la OCDE ha realizado una comparación de la situación en España con respecto a los otros miembros y ha llegado a la conclusión de el país presenta bajas tasas de fertilidad y que cada vez más las mujeres abandonan su puesto de trabajo para críar a sus hijos. Las cifras rondaban en torno a los 1,40 hijos de media mientras que en el resto de los países europeos se sitúa en torno a los 1,74. Asimismo, España se encuentra por debajo de la media europea en cuánto a su tasa de actividad ya que gira en torno al 53,5%, frente al 59,6 % de los demás países. No obstante, España ha experimentado un desarrollo de 21 puntos desde 1995. A pesar de estos datos, los expertos y autores del informe aplauden los esfuerzos del Ejecutivo por ampliar el apoyo a las familias y reducir el coste del cuidado de los niños, y así en 2008 el 66,9% de los menores de 6 años estaban en servicios "formales" (que excluyen a las familias o los no declarados), cuando la media del conocido como el "Club de los países desarrollados" se sitúa en el 58,2%. A su vez, el estudio sacaba a la luz la desigualdad entre lo que hombres y mujeres dedican a tareas domésticas. Ellos apenas dos hora mientras que ellas una media de 5 horas diarias. Esto supone la sexta mayor diferencia de los países miembros. "Una división más equitativa del trabajo no remunerado en el interior de los hogares en España podría contribuir a una mayor participación de padres y madres para cumplir sus aspiraciones laborales", lo que tendría efectos inmediatos sobre las familias para que éstas tuvieran el número de hijos que querrían y en el momento deseado. Por otra parte, un 17,3% de los niños viven en España en familias pobres, porcentaje que supera a la media de la OCDE. "El trabajo es clave para reducir la pobreza", aseguran los autores. Es más existen pruebas de que en las familias en las que sólo hay un sueldo, el porcentaje de niños pobres es del 23,7%, y en las que ningún miembro trabaja, del 71,7%. El informe ha aprovechado para criticar la presencia de los chequés-bebé en lugar de invertir en guarderías y servicios de cuidado infantil con el fin de influenciar sobre el número de nacimientos. Además, estas ayudas a las familias deben venir acompañadas con un incentivo para mantener la actividad laboral de los progenitores. También expone que el modelo a seguir es el de los países nórdicos, que ofrecen a sus ciudadanos un conjunto de dispositivos públicos universales para incitar a que los padres no abandonen su actividad laboral, unido al apoyo para el cuidado de los niños desde muy temprano y servicios para albergarlos fuera del horario escolar para los alumnos hasta la educación secundaria.Otros países que siguen de cerca la exitosa política familiar de los nórdicos Australia, Bélgica, Francia, Holanda y Nueva Zelanda. Tal vez las tímidas acciones españolas con respecto a estos temas, como también ocurre con los residentes de Europa del centro y sur y algunos países asiáticos, hayan influído sobre la postura de los padres que tienen menos hijos de los que desearían ya que no saben bien como compaginar vida laboral y familiar. La baja fertilidad también es un reto en la OCDE, ya que sólo en cuatro de sus miembros se superaba en 2009 el índice de 2,1 hijos por mujer: Israel (2,96), Islandia (2,22), Nueva Zelanda (2,14) y Turquía (2,12). Por ejemplo, México, que hasta e¡1980 presentaba 5 hijos por mujer fértil ha caído hasta colocarse en los 2,08 hijos de media. Por encima del umbral de los 2 hijos por mujer (y de la media de la OCDE de 1,74) Irlanda (2,07), Estados Unidos (2,01) y Chile (2). Y en cuánto al dato más bajo se presentan Corea del Sur (1,15 hijos por mujer), Portugal (1,32), Hungría (1,33), Alemania (1,36), Japón (1,37), Austria (1,39), Polonia (1,40), España (1,40) e Italia (1,41). En cuanto al gasto público para políticas familiares en la OCDE la media rondaba el 2,4 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2007, con notables diferencias entre los máximos para Francia (3,7 %), Dinamarca (3,7 %), Reino Unido (3,6 %) e Islandia (3,5 %) y mínimos en Corea del Sur (0,6 %), Chile (0,8 %) y México (1 %). Otro dato destacable de la OCDE es que los sistemas más efectivos de ayudas familiares son los que ofrecen servicios universales con una asistencia suplementaria centrada en las poblaciones más necesitadas que puede estar condicionada a que estas familias cumplan algunas condiciones, como que los padres busquen trabajo, o que respeten los requerimientos escolares o sanitarios de sus hijos. De la misma manera la OCDE apuntaba que para reducir el gasto en capital humano es necesario invertir la educación de los niños con edades más tempranas. Y recuerda y muestra preocupación por las mujeres con hijos que son "un elemento clave para asegurar la prosperidad económica futura y la sostenibilidad financiera de los sistemas de protección social". La media en la OCDE de mujeres activas era en 2009 del 59,6 %, aunque se situaban por encima del 70 % Holanda (70,6 %), Dinamarca (73,1 %), Suiza (73,8 %), Noruega (74,4 %) y, sobre todo Islandia (77,2 %). Por el contrario, no superaban el 50 % en Hungría (49,9 %), Grecia (48,9 %), Italia (46,4 %), México (43 %), Chile (42,2 %) y muy por debajo Turquía (24,2 %). La presidenta de la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad, Mercedes de la Merced, ha decidido pronunciarse e indicar que los españoles "no hemos mejorado nada en materia de igualdad". "Las críticas a la Ley de Igualdad de Zapatero no son subjetivas, este informe muestra claramente cómo sus políticas de apoyo a la familia y de promoción de la igualdad han fracasado", ha sentenciado De la Merced en declaraciones a EFE. Además, añade que "Zapatero debe responder, porque por dos veces prometió plazas de guardería, hasta un total de 750.000 y no se han hecho ni un 45 por ciento de ellas", ha apuntado la dirigente del PP para quien ésta es "una gran asignatura pendiente, sin la que no es posible la igualdad". De la Merced ha concretado que el PP propondrá en su programa electoral la instalación de guarderías en polígonos industriales y centros de trabajo.