Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

CUBA

El PCC sustituye a Fidel Castro por su hermano Raúl como primer secretario

Por Bianca DennehyTiempo de lectura3 min
Internacional20-04-2011

El Partido Comunista Cubano (PCC) revela la nueva sustitución de la cúpula directiva. Se pretende sustituir al hermano del presidente al frente del cargo de primer secretario y que a partir de ahora estará en manos de Raúl. Esto abrirá el país a la iniciativa privada y al mercado para equilibrar el sistema.

El VI Congreso del PCC concluyó de manera extraordinaria con los delegados en pie cantando la Internacional y Fidel Castro, con indumentaria informal y mostrando gran fragilidad, levantando el puño de su hermano, que acababa de ser elegido Primer Secretario. Asimismo, éstos se encontraban rodeados por el nuevo Buró Político del PCC, de 15 miembros, que estaba formado por generales e históricos que asesorarán al recién llegado Raúl en una reforma que es todavía una incógnita, oficialmente calificada "actualización del modelo". Por su parte, la intervención de Fidel Castro en la sesión de clausura fue acogido por unos1.000 delegados comunistas que hizo que se interpretara como despedida política. Fidel Castro, de 84 años, se presentó con un estado anímico pobre, tenía dificultades para caminar y no pronunció palabra. A pesar de ello mostró un gran apoyo a su hermano, Raúl. Tan sólo unas horas antes Fidel había publicado un artículo en el Diario Gramma que se parecía a una especie de renuncia debido a la enfermedad que le diagnosticaron en 2006. "Raúl conocía que yo no aceptaría en la actualidad ningún cargo en el Partido", afirmó, tras dar a conocer que días antes su hermano le había mostrado "por propia iniciativa" el Informe Central al VI Congreso. En este documento, Raúl iniciaba unas críticas constructivas hacia al aparato del PCC por su exceso de burocracia y resistencia a los cambios, y afirmó que por "los errores cometidos" no había relevo "preparado" para suceder a los históricos. Ante esto, la respuesta del ex mandatario fue su más sincero apoyo al mencionado informe, y en especial a la propuesta de limitar a un máximo de 10 años "el desempeño de altos cargos políticos y estatales fundamentales" a partir de ahora. El nuevo secretario recordó al concluir el VI Congreso estas ideas. Y añadió que su "misión principal" es trabajar para "defender" y "perfeccionar el socialismo, y no permitir jamás el regreso del régimen capitalista". Del mismo modo, indicó que no renunciará a "hacer los cambios que hagan falta", al ritmo que "demanden las circunstancias" y "sin poner en riesgo" la unidad de la nación. Volvió a mencionar el plazo de "un quinquenio" para "desplegar" la mentada "actualización del modelo", que pretende continuar con la planificación socialista como pilar del sistema económico junto a mayores espacios para el mercado y la iniciativa privada, que tachó de complicada. En cuanto a la apertura política, no se pronunció. Además, Raúl Castro resaltaba que los militares van a ocupar un papel relevante en el futuro. En el nuevo Comité Central, de 115 miembros (35 menos que el elegido en 1997) la proporción de militares es gráfica: 24 generales, sin contar al propio Raúl, que fue 49 años ministro de las Fuerzas Armadas, ni a Ramiro Valdés y Guillermo García, los dos comandantes históricos que quedan vivos y que además integran el organismo, que es la máxima instancia de poder entre congresos. Con respecto al Comité Central, que fue modificado en un 50%, se mantuvieron los principales históricos y lo mismo ocurrió con el Buró Político. En este órgano partidista, que además de haberse reducido de 24 a 15 miembros-, tan sólo ha habido espacio para sólo tres nombres nuevos, entre los que están los dos hombres de confianza de Raúl, Marino Murillo y Adel Izquierdo, que tienen como misión todo lo relativo a cambios. A su vez destaca como segundo secretario del PCC, José Ramón Machado Ventura, de 80 años, representante de la dirigencia histórica. Por su parte, Raúl Castro dijo que esta "composición" no era la idónea, pero debía conformarse por el momento debido a los "errores" que en el pasado había cometido el Partido Comunista, en el que no había insertado a jóvenes "debidamente" preparados. Adelantó que en enero del año que viene pretende convocar una conferencia nacional del Partido Comunista que tendrá como fin transformar los métodos de trabajo de la organización partidista y también su estructura y renovación.