Esta web contiene cookies. Al navegar acepta su uso conforme a la legislación vigente Más Información
Sorry, your browser does not support inline SVG

TOROS

Conmoción en el mundo taurino por la muerte de Juan Pedro Domecq

Por Almudena HernándezTiempo de lectura2 min
Espectáculos18-04-2011

La noticia corrió como la pólvora. El mundo de los toros, que también ha hecho su incursión en las redes sociales, se hacía eco este lunes del mortal accidente de tráfico sufrido por el ganadero Juan Pedro Domecq. El criador fallecía cuando llegaba a su finca tras colisionar con un camión en Higuera de la Sierra (Huelva).

De inmediato, los profesionales del orbe taurino mostraban sus condolencias a través de Twitter y Facebook. "Ha sido una persona crucial e importantísima para la historia del toreo", inmortalizaba en su Twitter José María Manzanares, que enviaba en otro mensaje todo su cariño y apoyo a la familia Domecq. "Mi más sentido pésame a la familia Domecq. Nos deja un gran ganadero", ha compartido con sus seguidores el también torero José Ignacio Uceda Leal en su perfil de 140 caracteres. También la familia de empresarios Chopera, a través del Twitter de la empresa de toros de Córdoba, ha hecho llegar su pésame a la familia. "Fallece un grande", sentencian los empresarios en su mensaje. Las reacciones a la trágica noticia llegaban desde las diferentes sedes del mundo taurino. Aficionados de varios países han mostrado conmoción por la noticia. Un ejemplo ha sido el Foro de la Juventud Taurina, que aglutina en su perfil de Facebook a más de 1.600 jóvenes seguidores de todo el planeta, y que también ha reflejado en su página la triste noticia. Juan Pedro Domecq ha sido un ganadero de dinastía. Hijo y nieto de criadores de bravo, "Juan Pedro", como se le conocía en el mundo taurino, ha dedicado su vida al toro de lidia. Investigador autodidacta, ha estudiado ampliamente la historia del toro de lidia, conocimientos que ha aplicado también en el campo científico. Que fuese ganadero no le impidió presumir de haber toreado a cientos de reses de su ganadería. El carácter de los juampedros se ha ganado la afinidad de las figuras, que no pocas veces han elegido toros de esta procedencia para asegurarse el triunfo. De hecho, gran parte de las ganaderías españolas tienen origen Domecq. Con su muerte quizás pueda decirse que la cañada brava queda un tanto huérfana de padre.